Realidad aumentada a partir de los ojos

Imagen de uno de los juegos incorporados en las gafas de realidad aumentada. /
Imagen de uno de los juegos incorporados en las gafas de realidad aumentada.

El proyecto RideOn busca financiación para desarrollar un prototipo que se maneja con la vista y sin necesidad de aparatos adicionales

JUANJO GONZALOmadrid

Por el momento es solo un proyecto en la página de recaudación de fondos Indiegogo, pero su evolución promete. Y mucho. Las gafas de realidad aumentada RideOn para esquiar y hacer snowboard parecen convertirse día a día en toda una realidad tras muchos años de trabajo. El 20 de febrero será la prueba de fuego, cuando el periodo haya finalizado para esta campaña. Por el momento, ya hay un 80% del total necesario recaudado.

La llegada de la tecnología a los deportes de invierno se ha multiplicado en los últimos años, logrando una gran aceptación entre muchos esquiadores que han hecho de las cámaras uno de sus accesorios favoritos a la hora de pisar las pistar. También la salida al mercado de cascos que integran la tecnología bluetooth para poder hablar o escuchar música ha resultado toda una innovación.

Aunque probablemente lo más esperado desde hace mucho tiempo son las gafas de realidad aumentada. Un proyecto que inició Oakley hace más de dos años con su modelo Airwave, controlado a través de una muñequera y una pantalla MOD Live. Concretamente en 2012 y, aunque el éxito no ha sido el esperado, recientemente se ha puesto a la venta el modelo 1.5.

Con el objetivo de mejorar lo presente, RideOn promete funcionar mediante una interacción visual, que permite acceder a los diferentes gadgets o iconos mirando fijamente aquel que mayor interés le suscite al usuario. La información del Smartphone al que se conecta vía bluetooth se incluye en el accesorio, pero las gafas no precisan de ningún aparato adicional.

La realidad aumentada sobre la nieve que hay frente a la persona que las lleva proyecta capas que simulan estar a unos 4.5 metros de distancia y su autonomía permite esquiar hasta ocho horas seguidas. Otro de sus puntos fuertes es la interacción con amigos. Las RideOn permiten enviar y recibir la ubicación, mandar mensajes y llamar por teléfono. Incluso, existe la posibilidad de tirar bolas de nieve virtuales.

Alta tecnología para la lente

Como no podía ser de otra forma, dispone de una cámara de alta definición para no perderse ni un solo detalle de las peripecias realizadas por la nieve, que podrán ser compartidas a través de las redes sociales.

Además, incorpora diferentes juegos totalmente revolucionarios. Opciones como competir por tiempos y habilidad con amigos, o perseguir la sombra de esquiadores de élite, son sólo algunos de ellos. La información de navegar para enterarse de lo que ocurre en la estación o el tiempo que hace en las diferentes pistas es posible gracias al navegador.

Todo un lujo para unas gafas que utilizan el programa Optivent. La tecnología de su pantalla que es tres veces más grande que las lentes de Google Glass- es de la francesa Clear-Vu. La gran transparencia que posee y el brillo de sus gráficos la convierten, sin lugar a dudas, en el producto estrella de una temporada en la que la realidad aumentada parece estar más cerca que nunca.