Lausanne, primavera suiza en las orillas del Lago Lemán

Castillo de Chillon. /
Castillo de Chillon.

Con los Alpes al fondo, las escarpadas laderas llenas de viñedos y el lago Lemán en el centro de cualquier paisaje, las primeveras el cantón suizo de Vaud ofrecen un clima perfecto, unos vinos y quesos espectaculares

IGOR GALOlausanne

Deslizarse por un glaciar, esquiar en Les Diablerets, catar vinos con vistas a los Alpes, visitar el museo olímpico o cenar en barco de vapor es lo que ofrece la región turística del Lago Lemán y el cantón suizo de Vaud. Su capital, Lausanne ha sido hogar y fuente de inspiración de celebridades como Charles Chaplin, Coco Chanel o Victor Hugo.

La ciudad, conocida hoy sobre todo por ser la sede del Comité Olímpico Internacional y del Museo Olímpico, es la base perfecta desde la cual descubrir el resto de la región de Lemán en coche o en transporte público. Y también ofrece en sí misma muchos atractivos que no deben dejarse de lado.

De la Cité al Chateau

Para conocer la historia de la ciudad y sus rincones con encanto, lo mejor es comenzar de la Catedral, en una de las colinas de la ciudad, donde se ubicaron los primeros pobladores medievales de estas tierras e ir descendiendo hasta el lago en viaje por el tiempo y la geografía.

Todos los turistas que se alojan Lausanne reciben una tarjeta gratuita para todo el transporte público durante su estancia. Con ella se puede utilizar el metro, el único de Suiza, desde el hotel en el que se esté para llegar hasta la zona de La Cité donde se encuentra la catedral. La parada más cercana es la de Riponne, el nombre de una la principales plazas de la ciudad.

Aquí se encuentra el antiguo edificio de la universidad, hoy sede de varios museos, desde los que se sube por una escalera a la Cité, el barrio más antiguo de la ciudad, con sus callejuelas y edificios desde el siglo XVIII. Buen lugar para callejear y disfrutar de sus terrazas y bares.

La referencia es esta zona es la Catedral de Notre-Dame, el único gótico que hay en Suiza, y que se visita de forma gratuita. En su entrada hay una pequeña explanada con una de las mejores vistas del lago y los pre-Alpes franceses. Es posible subir a la torre de la Catedral para sacar fotos. Desde esa misma torre, aun hoy, un vigía canta desde hace siglos la hora todos los días a las 10 de la noche y dos de la mañana.

Unos niveles por debajo de la catedral está el centre Ville, el Ayuntamiento y la plaza del Palud a las que se llega bajando por unas medievales escaleras de madera. Este barrio está lleno de tiendas y restaurantes, y los sábados un interesante mercado de campesinos ocupa las calles. En la plaza hay un reloj que cada hora cuenta, mediante un desfile de caricaturas, la historia de la ciudad y la región.

Continuando el recorrido descendente de la ciudad, se llega al barrio de el Flon, que cuenta con una estación de metro del mismo nombre. Una antigua zona de almacenes convertida hoy en edificios modernos con restaurantes y tiendas modernos que es el epicentro de la vida nocturna. Merece la pena, sin duda, salir a tomar una copa los viernes o sábados. Se dice que hasta la gente de Ginebra viene a salir por la noche a Lausanne por su anima davida nocturna.

Museo Olímpico renovado

Descendiendo ya hasta el puerto de Ouchy nos encontramos con todo el paseo junto al lago Lemán. Se orilla está rodeada de jardines, casas señoriales y hoteles de cinco estrellas, y se puede recorrer caminando o en alguna de las bicicletas de alquiler. Aquí se encuentra también el Museo Olímpico, impulsado por Samaranch, y que se ha reinaugurado a principios de 2014 tras dos años de reformas para hacerlo más interactivo.

Videos con los momentos más emocionantes de las ceremonias de aperturas, exposiciones con las mascotas de todas las olimpiadas o los diferentes modelos de antorchas olímpicas originales forman parte de su colección. Es sin duda una visita obligada de la ciudad. Sus jardines de escultura, de entrada gratuita y con excelentes vistas, son un lugar perfecto para descansar, comer y sacar fotos. Otro do museo muy interesante de Lausanne es el Museo Elysée, de fotografía, que se encuentra junto al museo Olímpico.

El Chateau de Ouchy, que mantiene la torre original del siglo XVI es ahora un hotel de cuatro estrellas y una buena opción para comer en la zona. Los viajeros en familia pueden alquilar un barco a pedales para pasear por el lago o realizar un trayecto en algunos de los barcos a vapor que paran aquí y que realizan excursiones por todo el lago, conectando con ciudades como Ginebra, Montreaux o Vicky en el lado francés. La compañía GCGN ofrece una amplia oferta de excursiones en barco desde la ciudad.

Viñedos con vistas alpinas

Justo al lado de Lausanne está la región vinícola de Lavaux, donde se cultivan algunas variedades de uvas casi únicas como la Plant Robert o Chasselas, que se recomienda probar, en unas terrazas cultivadas desde el siglo XI y que han sido calificadas por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

Y no es para menos. El espectacular paisaje es un escenario ideal tanto para los amantes del vino, como de los paseos por la naturaleza o la bicicleta, ya que esta zona se puede visitar de cualquiera de estas maneras. Para los viajeros con coche propio hay dos paradas muy interesantes. Las bodegas Daley en la localidad de Lutry, a menos de 30 minutos de Lausanne donde se puede visitar la cava y conocer la elaboración de los vinos, y realizar una degustación.

Los sábados abren al público general, pero entre semana se puede concertar una cita para conocer el lugar y hacer una cata de sus exclusivos vinos (precio 20 francos). Las vistas de los Alpes y el Lago Lemán desde su terraza donde se hacen la catas, la amabilidad de su gente y la calidad de los caldos hacen de una parada en este lugar en un momento mágico.

De este punto se puede recorrer las pequeñas carreteras que bordean los viñedos en los que el verde de las viñas, el azul del cielo, le verde del lago y el rojo y blanco de las omnipresente banderas suizas hacen al viajero sentirse dentro de una tarjeta postal.

En la carretera que bordea el lago, el museo-bar Vinorama Lavaux ofrece degustación y venta de 250 vinos diferentes de la región abriendo todos los días hasta octubre

Información práctica

La moneda es el Franco Suizo (1 euro = 1.06 francos suizos)

El idioma en el lago Leman es el francés. El inglés muy hablado.

Suiza forma parte del espacio Schegen no hay fronteras para vuelos desde la mayor parte de países europeos

El transporte público funciona muy bien en Suiza y en Lausanne es gratuito para los turistas.

El Swiss Pass permite viajar en todos los trenes que se desee dentro de suiza por 300 euros. Hay descuento del 10% si se viaja en pareja y un 25% a los menores de 26 años. Los menores de 16 años viajan gratis con sus padres. Incluyen algunos trenes panorámicos y entradas gratuitas a 470 museos. También incluye algunos trayectos en tren y baco y transporte urbano en las seis mayores ciudades del país

El coche de alquiler permite llegar a rincones muy especiales. Los precios comienzan desde los 200 euros por 4 días según trabber.com. Sale a cuenta si se viaja 3 o más personas juntas

Las distancia entre los diferentes destinos del Leman son pequeñas y hay una autopista que recorrer el lago por el lago suizo. Hasta octubre hace un tiempo templado.

El clima de Lemán es de los más templados de Suizo. Hasta octubre hace un tiempo templado.

Para los viajeros sin coche propio o en familia, pueden hacer el recorrido por los viñedos en algunos trenes electrónico como el Lavaux Panoramic que todos los fines de semana recorren la zona. Otro tren del mismo tipo, el Lavaux Express ofrece excursiones por los viñedos saliendo de los pueblos de Lutry, a pocos minutos de Lausanne, o de Cully (más cerca de Montreaux). Los viernes, sábados y domingos la visita de las 18.30 incluye la posibilidad de entrar en alguna de las cavas de estos vinos para degustar y comprar vinos.

Los interesados en conocer más en profundidad pueden unirse a las visitas guiadas. El programa cambia habitualmente, por lo que es interesante chequear la programación. Otras escapadas más exclusivas son, por ejemplo, las que ofrecen las compañías Swiss Wine Exclusive Tour o Swiss Wine Tours que ofrecen visitas privadas desde 225 francos suizos por persona (mínimo) eso sí, con todo tipo de lujos.

Otra ciudad interesante en la riviera de Lemán es Montreaux, famosa por su festival de Jazz en verano. Ciudad cultural e históricamente residencia de famosos, como Freddy Mercuri cuya estatua en el paseo del lago es punto de referencia para sus seguidores, la principal visita de la ciudad es el cercano castillo de Chillon ubicado al pie del lago. Se trata de un edificio medieval del siglo X a XIII que ha servido de inspiración para escritores como Alejandro Dumas, Gustave Flaubert o Lord Byron, y que se puede visitar en su interior.

Un poco más lejos por la misma carretera, y sin salir del cantón suizo de Vaud se encuentra el Castillo de Aigle El edificio, hoy museo del vino, es una buen lugar donde comer con unos paisajes espectaculares.

Los viajeros en familia y con coche, puede visitar unos kilómetros ya subiendo a las montañas Les Diablerets y el Glacier 3000 , un glaciar que mantiene su hielo en verano, donde hay un observatorio y diversas atracciones para los más pequeños. Aunque sin duda, la mayor atracción del lugar son las vistas.