Hotel Mercer, una delicia para los sentidos

Hotel Mercer, una delicia para los sentidos

Este hotel boutique de cinco estrellas está ubicado en pleno barrio gótico e integra en el propio edificio parte de la muralla romana de Barcino, lo que le convierte en un monumento arquitectónico en sí mismo

GUÍA REPSOL

Una delicia para los sentidos. Así es la experiencia que uno vive al alojarse en el hotel Mercer de Barcelona, probablemente una de las mejores ofertas de alojamiento en el centro de la ciudad aunque, eso sí, no al alcance de todos. Este hotel boutique de cinco estrellas está ubicado en pleno barrio gótico e integra en el propio edificio parte de la muralla romana de Barcino, lo que le convierte en un monumento arquitectónico en sí mismo. Además de su valor patrimonial, el Mercer ofrece también una estancia de lujo donde el diseño, la alta gastronomía y la atención personalizada son seña de identidad. De entre todos los motivos para alojarse en este hotel, hemos elegido 10 que te harán incluirlo en tu lista de próximos caprichos.

Es una joya arquitectónica

Aunque no siempre es fácil aunar modernidad con preservación del patrimonio, el arquitecto Rafael Moneo (Premio Pritzker 1996) lo consiguió aquí a la perfección. El hotel Mercer está construido en un antiguo palacete del siglo XII, sobre parte de la muralla romana de Barcelona, la conocida como muralla de Barcino, que sale a nuestro encuentro en diferentes estancias del hotel. De la época medieval se han mantenido la fachada, prácticamente intacta, así como los balcones, techos y vigas de madera. El conjunto del proyecto ha conseguido conservar restos que van del siglo I al XIX.

Su ubicación es inmejorable

Si solo visitamos Barcelona por un par de días, nos alojamos en el hotel perfecto ya que con solo traspasar las puertas del Mercer podemos empezar a disfrutar de algunos de los principales puntos de interés turístico de la Ciudad Condal. Apenas diez minutos a pie nos separan del paseo marítimo, la catedral, la Rambla y el mercado de la Boquería o el Paseo de Gracia. Todavía más cerca tenemos otros tesoros barceloneses como la Plaça del Rei, con un impresionante conjunto monumental gótico, el museo Picasso o la basílica de Santa María del Mar, en la que se inspiró la famosa novela de Ildefonso Falcones, La Catedral del Mar.

Tiene una oferta gastronómica irresistible

Aunque la calidad de los restaurantes barceloneses es uno de los puntos fuertes de la ciudad, si nos sentimos perezosos, no necesitaremos ni salir del hotel para poder disfrutar de la mejor oferta gastronómica. Su carta está a cargo del cocinero Xavier Lahuerta, que basa sus platos en la cocina tradicional catalana con una influencia francesa exquisita. De aquí nacen recetas como la butifarra del perol, servida en forma de canelón, con trufa negra y aceite aromatizado de ajo; o el bacalao al pil-pil verde con yemas de espárrago. Si nos apetece algo más ligero podemos visitar el bistró del hotel, Le Bouchon, una taberna dirigida por el mismo cocinero con una gran oferta de tapas y una excelente oferta de vinos. Y si lo que queremos es acompañar las charlas con amigos hasta la madrugada, nada mejor que pasar por la coctelería del Mercer.

Supone un oasis en la gran ciudad

La estructura del edificio, con gruesas paredes de piedra, otorgan al hotel un silencio que parece casi imposible dada su ubicación en pleno bullicio barcelonés. El oasis se completa cuando subimos a la terraza coronada por las dos torres de vigilancia de la antigua muralla romana y con una piscina, pequeña pero suficiente para relajarnos tras una jornada de turismo. Por la ubicación del hotel, no podemos tener una gran panorámica de la ciudad pero sí unas bonitas vistas de los tejados del barrio gótico y la cúpula de monumentos emblemáticos como la catedral o la basílica de Sant Just i Pastor.

Una biblioteca única

Siempre es de agradecer que los hoteles nos ofrezcan espacios donde poder hacer un alto en el camino y relajarnos, un lugar donde sentirnos como en casa. En el hotel Mercer, este espacio lo encontramos en la biblioteca. Está situada en la planta principal y encierra mucha historia en sí, no solo por los libros que aquí encontramos sino porque está ubicada en el que era el antiguo Camino de Ronda, una ruta que surgió a finales del siglo XIX y que recorría la costa catalana de norte a sur. En la propia biblioteca podemos ver también frescos medievales descubiertos durante la restauración de la estructura del edificio.

Atención personalizada

Realizar un tour guiado por Barcelona sobre una Vespa, recibir un masaje relajante o contar con un personal shopper que nos acompañe por las mejores tiendas de la ciudad. Éstas son algunas de las originales propuestas que nos hace la dirección del hotel Mercer para garantizarnos una estancia diferente y divertida. Además de estas actividades, el establecimiento también nos ofrece un sinfín de servicios que hacen nuestra estancia más cómoda, como reserva de entradas a museos o exposiciones, tours privados, reservas en restaurantes o incluso servicio de guardería.

Un patio con mucho encanto

Entre los muchos tesoros que encontramos al pasear por las dependencias de este hotel está su encantador patio interior. Se trata de un pequeño patio medieval rodeado de columnas del siglo XVII y con tres pequeños naranjos en su interior. El espacio está rodeado de grandes ventanales que son, precisamente, los que proporcionan luz natural a la planta principal del edifico. Es un lugar ideal para disfrutar de una tranquila velada a la luz de las velas.

Su suite principal

Un capricho de casi 100 metros cuadrados, para bolsillos en buena forma. La suite del Mercer es un auténtico lujo, en el sentido más amplio de la palabra. Además de la comodidad de la estancia, podemos disfrutar de la mejor combinación de tradición y modernidad ya que mientras se conservan las paredes de piedra y elementos arquitectónicos del siglo XIV, encontramos las últimas novedades en muebles de diseño. La estancia cuenta con espacios diferenciados para el dormitorio, la sala del estar, baño y aseo.

Sirve uno de los mejores vermuts de Barcelona

Aunque toda la oferta gastronómica del Mercer es de primer nivel, hay una propuesta reciente que merece una atención especial. Se trata del vermut que ofrece el gastrobar Le Bouchon, uno de los más apetecibles de toda la ciudad. Además del consabido licor, este tradicional aperitivo se sirve acompañado de las tapas más tradicionales: patatas bravas, croquetas de jamón ibérico, calamares a la romana y sardinillas en aceite de oliva. El vermut de Le Bouchon se sirve solo los domingos, de 12 a 14 horas.

Entre los preferidos de los usuarios

Cada vez más, la opinión de otros clientes es un valor determinante a la hora de elegir hotel. En el caso del Mercer, lo tendremos fácil, ha sido elegido como el segundo mejor hotel de lujo de España según los usuarios de la web de valoraciones TripAdvisor. El alojamiento también ocupa las primeras posiciones en ranking de atención al cliente.

Fuente: Guía Repsol