Decidió un solitario gol de Melo

El equipo de Portugal continúa afinando su puesta a punto

F. FERNÁNDEZ-CUETOTORRELAVEGA
Gimnástica y Racing protagonizaron ayer el tradicional derbi de pretemporada. / L. PALOMEQUE/
Gimnástica y Racing protagonizaron ayer el tradicional derbi de pretemporada. / L. PALOMEQUE

El Racing saldó con una victoria el partido que ayer disputó en El Malecón ante la Gimnástica. Los hombres de Portugal impusieron su calidad ante un equipo torrelaveguense voluntarioso, pero que acusó la diferencia de categoría existente entre ambos equipos cántabros.

Sólo el gol de Melo puede salvarse de una primera parte anodina en la que ambos conjuntos evidenciaron que aún están muy lejos de su mejor momento y, además, que por mucha rivalidad que exista, el partido era amistoso. Con estos condicionantes poco más cabía esperar.

El Racing apenas pasó apuros. Sólo una internada de Nando que remató Siro y una falta directa sacada por Lavín inquietaron algo a Toño. Tampoco sufrió demasiado la Gimnástica, aunque en este caso la culpa hay que achacársela a los atacantes santanderinos, que no estuvieron demasiado finos. Primero Juanjo, que desaprovechó un buen centro de Serrano, y después el propio jugador catalán, que se 'emborrachó' de balón, fueron incapaces de batir a Melero. Quien sí lo logró fue Melo, que remató con acierto un centro de Pinillos desde la derecha en una de las pocas incursiones del Racing por esa banda.

En la segunda parte las cosas apenas cambiaron. El Racing apenas inquietó la portería defendida por Melero. Ni siquiera tuvo el control en el centro del campo, en donde la entrega y la pelea de los gimnásticos permitió a los locales tomar las riendas del encuentro, aunque su dominio no pasó de ahí y fueron incapaces de sorprender a una bien situada defensa santanderina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos