Los cántabros seguirán tomando cerveza y viajando tras el verano para vencer el shock postvacacional

'Cerveceros de España' ha realizado una encuesta nacional

A. R.SANTANDER

Tomar unas cervezas con los amigos y la familia sentado en una terraza; salir de viaje algún que otro fin de semana y aprovechar al máximo el tiempo libre son, por abrumadora mayoría, los placeres propios del verano que los cántabros consideran más fáciles de mantener en el otoño al objeto de vencer el siempre tedioso síndrome postvacacional. Eso sí, nadie quiere oir hablar de insistir en el cuidado de la línea o de practicar deporte.

Estas son sólo algunas de las conclusiones del estudio que, bajo el nombre 'Hábitos del verano para superar el síndrome postvacacional', ha sido elaborado por la consultora de investigaciones de mercado 'Quota Research' y promovido por 'Cerveceros de España'.

Un informe que no sólo refleja los 'qués', sino que también se adentra en los porqués. «Que salir a tomar unas cervezas sea considerado por los cántabros un hábito veraniego fácil de mantener cuando finalizan las vacaciones se explica porque en nuestro país se ha convertido en un rito muy ligado al encuentro social, a la conversación, al aperitivo y al tapeo -se dice-. Forma parte de nuestra cultura, de nuestra forma de ser. No tomamos sólo cerveza para refrescarnos, sino que lo hacemos, además, para compartir un rato agradable con nuestros seres queridos».

Ello hace que el consumo de cerveza, añade el estudio, sea cada vez menos estacional. En este sentido, el sondeo refleja que el 53 por ciento de los cántabros sale habitualmente de cañas, independientemente de la época del año. Eso sí, tras las vacaciones, lo hacen sobre todo las mañanas de los fines de semana (81%). Luego, un 14% declara ir de cañas una o dos veces por semana; un 6% reconoce tener ese hábito unas cuatro veces a la semana y, finalmente, 14 de cada 100 cántabros admiten que beben cerveza a diario.

Producto natural

La encuesta incluye además un epígrafe en el que se detiene en las 'bondades' nutricionales de la cerveza.

«Se elabora con ingredientes naturales como el agua, la cebada y el lúpulo -se explicita-. No contiene grasas y aporta vitaminas, minerales y otras sustancias con propiedades funcionales. Además, cuenta con un contenido alcohólico considerablemente menor al de otras bebidas: entre el 4 y el 5 % de alcohol en volumen, frente al 12% del vino, el 40% de los licores, o el 50% del brandy».

Fotos

Vídeos