Óscar González, campeón de España de bolos

Superó en dos bolos, en la mejor final de todos los tiempos, a su compañero de peña Jesús Salmón Ambos jugadores pusieron en pie a todos los aficionados

ORTIZ TERCILLATORRELAVEGA
Ante más de 3.000 espectadores, Óscar González dio todo un recital de juego en la 'bolerona' de Torrelavega. / SANE/
Ante más de 3.000 espectadores, Óscar González dio todo un recital de juego en la 'bolerona' de Torrelavega. / SANE

Oscar González logró ayer en Torrelavega su primer título de campeón de España, tras superar por solo dos bolos de diferencia a su compañero de peña Jesús Salmón. Óscar González y Jesús Salmón protagonizaron la mejor final de todos los tiempos en un Campeonato de España individual de Primera categoría. Una sensacional final 'de las que hacen afición'. Los dos jugadores ofrecieron un espectáculo magistral y para valorar, en síntesis, lo que fue la partida, señalar que Jesús Salmón, que entró con un bolo de ventaja en la final e hizo 150 bolos, perdió porque el 'Junco de Liérganes' se exhibió triunfalmente en la bolerona de Torrelavega.

Éxito

Un año más el Campeonato de España de Bolos, en el que se pone en disputa la Copa de S.M. El Rey, constituyó un éxito de organización y un espectáculo colosal. Una exposición de los valores del juego de bolos quedaron patentes sobre el arenoso rectángulo de juego de la bolera 'Severino Prieto', donde las figuras expusieron sus habilidades, su arte y su temple para deleitar a los miles de aficionados que acudieron el corro cubierto situado en El Malecón.

No podía ser de otra forma y el éxito respondió al bien hacer de del grupo de colaboradores con que contó este año la Federación Española de Bolos, para sacar adelante el cada día más complicado y costoso programa de la Semana Bolística Nacional.

Expectación máxima

Las expectativas para la tarde de las finales eran importantes. Los aficionados comentaban antes de iniciarse las tiradas de cuartos de final, que la diferencia de bolos con que Jesús Salmón se presentaba era buena, pero no definitiva y se esperaba fuerte competencia, al menos entre los cuatro primeros (Salmón, Óscar, Emilio Antonio y Roberto). Toda vez que los otros cuatro estaban más distanciados, aunque en modo alguno había que despreciar al considerarles capaces de una reacción positiva y acercar posiciones. Todas estas especulaciones y comentarios provocaron el lleno desde las primeras tiradas.

Cuartos de Final

En los cuartos de final, que se iniciaron con puntualidad taurina, las notas más sobresalientes fueron los sistemas de ataque ya que todos los jugadores expusieron en su idea de hacer jugada grande. Seis de los ocho intervinientes en esta ronda (Penagos, Roberto, Emilio Antonio, Oscar y Salmón perdieron sendas bolas en la caldera).

En esta vuelta se cayó Mallavia, que se quedó con 93, sumando 347, que le dieron el octavo lugar. Ascendió a la cuarta posición Alfonso González con 392 bolos, tras conseguir 139 palos.

Alfonso Díaz, con 130, totalizó 386, para ocupar la quinta posición. Penagos, con 128, que con los anteriores hizo un recuento de 383, ocupó el sexto lugar. El séptimo quedó para Roberto García con 369.

Después, la lucha fue grande y sacó ventaja Emilio Antonio, que además de jugar muy bien logró un emboque firmando un acta de 140 bolos, con lo que tomó el mando de la clasificación con 408. Aventajó a Salmón en ocho palos, dado que el de Camargo, con 121, sumó 400. Oscar, con 129, y un total provisional de 398, seguía en 'la pomada' y las perspectivas mejoraban.

Semifinales

En la semifinal subió la temperatura y se vio un juego extraordinario. Oscar sacó a relucir su calidad firmando un acta con 144 bolos con lo que su cuenta personal se puso en 542, que fue la cifra a superar posteriormente por Salmón y Emilio Antonio.

Alfonso González hizo un juego irregular desperdiciando algunas bolas de birle y aumentó su caudal en 125 bolos, para una suma de 517.

Fue éste un espectacular mano a mano entre los 'gonzález', que fueron generosos e imparciales, como mandan los cánones de este juego de bolos.

Si buena y emocionante fue la primera semifinal, no fue peor la segunda, convertida en una contienda singular entre dos figuras estelares. Salmón se empeñó en reducir primero la desventaja de ocho bolos que tenía Emilio Antonio. Llegaron a la quinta tirada con un bolo arriba para Emilio Antonio. A Salmón se le quedó en la sexta una bola de estacazo, circunstancia que no aprovechó Emilio Antonio, que hizo once bolos. Salmón encontró la calma y en la séptima hizo veinte. En la última tirada, con la última bola, logró embocar haciendo 'saltar' la bolera. Con 26 bolos puso un total de 143, que con los 400 anteriores sumaba 543, que le pusieron en la final frente a su compañero de pareja y equipo Oscar González, que tenía 542. El bronce quedó para Emilio Antonio con la suma de 531.

Final

Todos los ingredientes necesarios sobre la bolera para poder presenciar una gran jornada, como la disputada. Algunos se sorprendieron, pero los buenos aficionados que conocen a los dos jugadores de Puertas Roper sabían de su precisión, potencia, habilidad, temple y arte puesto a contribución para un gran espectáculo. Para bien del juego y del público se produjo la apoteosis, tras ver que una final se resolvía con 153 bolos frente a 150, en el último capítulo de la historia de este campeonato que quedó reducido en conformidad deportiva para Salmón, subcampeón con 693, y primer título nacional para el 'Junco de Liérganes' con 695 bolos.

Presidencia

Si la bolera registró un lleno histórico, la zona de la tribuna de autoridades e invitados se quedo sin asientos, al acoger diversos representantes de organismos, entidades y autoridades. Tras el campeonato, algunos bajaron al 'ruedo' bolístico para realizar la imposición de las medallas de oro, plata y bronce, y los diplomas y trofeos correspondientes después de que subieran, entre aplausos y ovaciones del público,las escaleras del podio', siguiendo el acostumbrado protocolo.

Miguel Angel Revilla entregó al campeón la copa de S. M. el Rey y la medalla de oro se la impuso la alcaldesa de Torrelavega, Blanca Rosa Gómez Morante. Intervinieron también en el reparto de trofeos Miguel Angel Palacio, presidente del Parlamento, Fernando Diestro, presidente de la Federación Cántabra y el presidente y vicepresidente de la Española José Luis Boto y Ramón Pelayo.

Fotos

Vídeos