BERNARDINO HERRERA PORTERO DE LA SELECCIÓN DE HOCKEY HIERBA / «Nuestra selección no es como la de fútbol: no dejamos tanto a la suerte»

«Lo que hace falta en Cantabria es que las instituciones se crean el nivel de hockey que existe aquí»

J. A.SANTANDER
Bernar Herrera, en el suelo, intenta defender su portería frente a Australia, en el pasado Mundial de Alemania. / DM/
Bernar Herrera, en el suelo, intenta defender su portería frente a Australia, en el pasado Mundial de Alemania. / DM

Ha vuelto con una medalla de bronce del Mundial que se acaba de jugar en Alemania (que, probablemente, acabará colgada de la percha donde almacena las demás), y no parece del todo convencido. El santanderino Bernardino Herrera, dueño del puesto de portero en la selección española desde hace años, cree, como su entrenador y sus compañeros, que podía haber regresado como un campeón. Si se tratase de fútbol, bastaría con decir que 'el fútbol es así', pero en hockey la cosa no funciona de esa manera: se les atragantó esa semifinal y a ellos nos les valen las excusas. Pero siendo objetivos, este tercer puesto supone todo un hito deportivo que 'Bernar' y los demás tienen intención de aderezar con un triunfo en el próximo Europeo y la medalla de oro en los Juegos de Pekín.

-¿Está satisfecho con el bronce?

-Muy satisfecho. Ha sido una pena porque esperábamos el oro. Fue un palo perder la semifinal, pero después de eso, una medalla en un Mundial siempre es una satisfacción.

- Su entrenador, Maurits Hendriks, se confesaba desilusionado

-Nosotros igual. Teníamos un objetivo común: nuestra idea era ser campeones del Mundo. Ahora sabemos que estamos entre los cuatro mejores: ir con otras aspiraciones es engañarnos a nosotros mismos. Íbamos con la ilusión de ser campeones. Lo más importante es que fuimos capaces de recuperarnos después del palo de la semifinal. Además, un bronce es algo histórico.

-¿Cuál es el secreto de una selección tan brillante?

-Después de estar con Maurits estos cuatro años, creo que la clave es trabajo, talento y más trabajo. No hay fórmulas mágicas. Si no hay talento es imposible lograr cosas por mucho que se trabaje. Tenemos ese talento, algunos jugadores especiales, pero a eso se le suma el trabajo. Por ejemplo, al Mundial hemos llegado con nuestro mejor nivel físico de la historia, algo que se puede comprobar por los resultados de las pruebas que pasamos. Aparte, se ha insistido mucho en el trabajo táctico y en el técnico individual. Se deja muy poco a la suerte.

-¿Puede suceder que se trate de una generación única de jugadores que no encuentre recambio?

-Puede ser que coincida una generación muy brillante, pero el paso diferenciador ha sido la forma de trabajar y lo mentalizados que estamos. Esperemos que con esta forma de trabajar y contando con los talentos nuevos, se den cuenta de que esto no es una cosa innata, que para estar arriba hay que trabajar mucho y muy duro.

-¿Qué viene ahora?

-El año que viene, el Campeonato de Europa, pero lo que esperamos con más ansias son los Juegos de Pekín. Si ganamos el Europeo nos aseguramos una plaza para la Olimpiada, si no, habrá que pelear por ella.

-¿Qué pasa si se compara el hockey con el fútbol?

-Yo nunca lo comparo. El fútbol es de masa, aunque es cierto que en otros países, como Holanda o Alemania, también el hockey lo es. En Alemania, por ejemplo, el tipo de retransmisión de partidos es muy parecido al del fútbol. Se ve muy bonito. No es que un deporte sea mejor que otro: a veces es cómo lo ves. Yo no aspiro a que se trate igual, pero sí a que den más cancha. No puede ser que no den por la televisión una semifinal del Campeonato, o que no hablen de ello en un telediario. De todas formas, cuando jugamos no pensamos en eso.

-¿Y si se comparan los logros de una selección y de otra?

-Nosotros de lo que sí nos quejamos es de que sólo se acuerden de nosotros cada cuatro años, con los Juegos Olímpicos. Entonces es cuando la gente habla mucho sin saber muy bien cómo somos. Hablan de fracaso o no fracaso sin saber lo que hemos hecho durante ese tiempo. Por ejemplo, yo no creo que la selección española de fútbol sea un fracaso, y realmente pienso que la eliminan en octavos porque es el nivel que tiene. No tiene categoría para estar más arriba, aunque quizás esté equivocado. Nosotros trabajamos tanto y lo intentamos tener todo tan controlado que no dejamos a la suerte lo que la dejan en fútbol. Nosotros jugamos contra los mejores del mundo en la fase de preparación, y casi nunca lo hacemos con equipos de nivel muy inferior. Eso mismo le ha pasado a la selección de baloncesto, que en la preparación ganó a los grandes y eso se nota a la hora de competir. Nosotros nos hemos acostumbrado a competir con los mejores y por puestos buenos. Así te habitúas a la presión, la competitividad, los momentos duros cosas que parecen fáciles pero no lo son.

-Y, entre tanto triunfo, ¿tiene tiempo para estar al tanto de lo que pasa en el hockey regional?

-Sí: mi hermano es el capitán del Sardinero, y yo soy de ese equipo de toda la vida y lo seguiré siendo. A mí me da pena que ahora no haya ningún equipo en División de Honor A. Aquí lo que hace falta es que hagan caso al hockey, que las instituciones se crean el nivel que existe aquí. Fuera lo saben y se dice de Cantabria y Santander que son sitios típicos de hockey, pero aquí no se le acaba de dar esa importancia. Nos hemos mantenido a base de jugadores buenos de la cantera y mientras tanto todos los demás equipos se están reforzando muchísimo. Aquí no hay tanto dinero, aunque no se trata sólo de eso. Habría que tocar más teclas: un campo nuevo, quizás más publicidad , es complicado. Para mí la clave está, sobre todo, en los clubes. Si al Sardinero, que es el que conozco mejor, le diesen un poco más, podría transformar su estructura, hacerse más profesional, y se desarrollaría más. Con lo que tiene, no puede hacer más, y ya hace milagros. Si tuviese más ayuda, estoy convencido de que estaría arriba.

Fotos

Vídeos