FITO & FITIPALDIS «No me siento una estrella»

A Fito le da corte que le paren por la calle para pedirle un autógrafo, pero lo disimula bien. Ayer, en El Corte Inglés de Santander, firmó ejemplares de su nuevo disco, 'Por la boca vive el pez'. Para ver su directo en Cantabria tendremos que esperar hasta el próximo mes de marzo, porque se ha cambiado la fecha inicialmente prevista del 25 de noviembre.

FITO & FITIPALDIS «No me siento una estrella»

El 11-S salió a la luz 'Por la boca vive el pez' (DRO), la novedad de Fito y Los Fitipaldis, cuyo single homónimo remite a los Dire Straits. Se trata de un álbum con mucho saxo (sopla desde el AOR al honky tonk), ritmos tradicionales yanquis (rockabilly campero, guiños a Bo Diddley) y temas que combinan la autenticidad con lo accesible (los Stones cruzados con lo tropical, baladas vía Luz). Ayer, sus fans cántabros, ya con el nuevo CD en sus manos, pudieron verle en El Corte Inglés. Hoy, si quieres, podrás escucharle, a partir de las 19,00 horas, en Punto Radio en la versión radiofónica de 'De Marcha'.

El humilde Fito se mantendrá en la cima gracias a 'Por la boca vive el pez'. Porque sólo hay que mirar las cifras: ya es disco de platino con más de 100.000 copias vendidas en menos de dos semanas y nº1 en la lista de Afyve. Fito & Fitipaldis, además, pasan a la historia del rock al ser la primera banda nacional que sitúa, al mismo tiempo, toda su discografía de estudio entre los 100 discos más vendidos en España: Al margen del nº1 de 'Por la boca vive el pez', 'Lo más lejos a tu lado' está en el puesto 24; 'A puerta cerrada', en el 73; y 'Los sueños locos', en el 76. Tendrá que apechugar con las servidumbres del estrellato, acompañado por su Harley Davidson.

-¿Cuántas motos has tenido?

-Siempre me han gustado las motos y de crío tuve la típica Montesa Cota de trial, luego una Vespa, una Yamaha y luego tuve dos hijos, je, je. Entonces olvidé las motos.

-¿Por prudencia?

-No, porque ya no puedes ir a los sitios con la moto. Antes viajabas con la novia, pero si ya hay tres más... La olvidas hasta que de repente la ves. Ya no la uso tanto, aunque me encanta. Siempre he comprado revistas especializadas. Estudié dos años mecánica, pero no tengo idea de motor.

-Hablemos de tu carrera. ¿Cuándo pensaste «esto supera todas mis expectativas»?

-Ja, ja, ja... Pues nunca. A veces dices «joder, la que se ha liado», y este sentimiento lo estoy teniendo ahora.

-¿Cómo imaginabas a las estrellas del rock?

-De chaval suponía que estaban todo el rato pensando en las canciones, tocando y ensayando con la banda, disfrutando con todos sus amigos, que también son grandes estrellas, viviendo en mansiones inalcanzables con un guardia de seguridad... Igual que en los vídeos de hip-hop de la MTV, con la piscina llena de tías. Eso. Pero una cosa es ser Springsteen y otra ser Fito.

Joe Blaney

-¿La estrella más grande que has saludado o conocido?

-Personas que han hecho mucho en la historia de la música, como Flaco Jiménez, que figúrate. Y no es una estrella, pero he flipado con Joe Blaney, el productor, que ha trabajado en discos de los Clash y los Ramones. La primera que me dejó con la boca abierta fue Rosendo. Para mí había sido la hostia y de repente le hablo cara a cara.

-¿Cuándo te diste cuenta de que tú eres una estrella del rock?

-No me siento una estrella. Me gustaría, pero mi vida no es la de una estrella. Tengo los problemas de cualquier persona de mi edad, como los padres mayores, y además los problemas de una persona separada. No me da tiempo a disfrutar del día. Que por la calle te pidan un autógrafo no es para sentirte una estrella, y me gustaría tener un ego tan subido que me ayudara a cumplir estas cosas. La del ego es una carencia mía. Me gustaría decir, «joder, qué potente soy», pero no puedo...

-¿Cuándo se rompe la vida?

-Cuando más responsabilidades tienes. Si yo me digo «ahora no voy a hacer nada y voy a vivir de lo que tengo y que le den por culo a todo», es que no puedo, porque también vive mucha gente alrededor tuyo, ¿sabes? No es que se te joda la vida, es que cambia. Yo estoy seguro de que no voy a ser tan feliz como era antes. Lo de antes, 'superdestroyer' y todos los días 'superhappy', ya no volverá. Pero, bueno, me conformo con ser feliz una vez al día.

-Algo desagradable de cuando te paran por la calle...

-Nada en especial, pero a veces da corte. Mola firmar autógrafos tras un concierto. Lo agradeces. Pero es verdad que estoy comprando calzoncillos y te entran cinco chavalas y no sé qué cara poner. Los demás ciudadanos se dan cuenta de que algo sucede y algunos no saben quién eres. No sé negarme a firmar un autógrafo.

-La gestación del nuevo CD fue dura, ¿verdad?

-Al acabar la gira, hace dos años o así, te vuelve la vida y me vi en la cocina con mi guitarra. Sabía que quería hacer canciones y tocarlas, pero no cualquier canción. Debí volver a buscarme. Musical y humanamente, todo cambió a mi alrededor. Poco a poco me iban gustando ciertas cosas que escribía, me crucé con Carlos Raya y me dio el empujón. Se implicó como guitarrista, buscó un estudio en Madrid, grabamos una maqueta, probamos músicos hasta crear la banda y empezamos a pensar en el disco. Pero la verdad es que, durante casi dos años, lo pasé fatal.

Hundido

-¿Te desbordó la tensión ante semejante éxito?

-No, no. Al acabar una gira siempre te apetece fugarte, pero nadie, nadie que hace canciones piensa en el público ni el éxito cuando las escribe. Estás metido en tu puta mierda y no hay ninguna presión.

-¿Preparaste el CD en Madrid?

-Sí. Ensayamos ahí porque nos era más fácil bajar en coche a Javi (el saxofonista, el único Fitipaldi que permanece desde el inicio) y a mí.

-¿Te sientes un cantautor?

-Ahora mismo sí. Pero de gira te sientes una banda, que es lo que he hecho tantos años. Me gusta sentirme en solitario al componer, hacer un disco o un vídeo. Es una ventaja para decidir. Pero, cuando vas de gira, todos tratamos de ser banda, aunque sólo sea para cien conciertos. Si no, la música te cala menos.

-Antes trabajabas mano a mano con Batiz, y ahora no.

-Batiz me ayudó exageradamente en el disco anterior. Maquetó las canciones, preparamos la gira... Se preocupaba de casi todo, y ahora ese papel es de Carlos.

-Con las cifras ya reunidas en apenas unos días, no sé que expectativas puedes tener con este disco.

-Ya están cumplidas. Eran grabarlo. Para mí, ya era la hostia.

-¿Tan bajo has estado?

-La verdad es que sí. Tan hundido como para pensar que no lo grabaría. Al acabar la gira no sentía presión, pero al encerrarte a solas con la guitarrita, sí. No tenía nada, ni banda ni local. Me había desvinculado, me había mudado y todo era nuevo. Pensaba que sería muy complicado montarlo otra vez. Polako, que además de mánager es colega, me decía: «tú, Fito, siempre dices lo mismo cuando acabas un disco». Y yo respondía, «Pola, que va en serio, tío. No sé cómo voy a hacer esto, me parece muy complicado». Polako tenía tanta confianza en mí que yo pensaba que era excesiva. Me veía desubicado. Ya era otra persona y estaba solo, solo, solo.

-Comenta a los lectores 'Por la boca vive el pez'.

-Musicalmente, es el disco más rico que he hecho en mi vida, porque lo tocan músicos muy buenos que grabaron a la vez en el estudio. Así crecen las canciones, porque tocando te contagias al mirar a otro. El productor Joe Blaney es cojonudo y el ambiente de grabación fue muy bueno, tranquilo, aislados en Gerona.

-Hay varios rocks escuela años 50.

-No los veo antiguos. ¿Tú crees que la música disco de ahora es nueva? Hay que componer canciones y ya vale. Las guitarras y los ritmos ya están inventados, pero yo no estoy haciendo revival, sino canciones de este año.

Escritor de canciones

-Cantas muy bien. Eres enfático y parece que técnico.

-No, técnica no tengo nada. Lo único que intento es emocionarme al cantar. Y este disco me ha dado guerra. Entraba a cantar y, como el productor no entendía la letra, opinaba que quedaba bien, pero yo salía pensando que había sido una mierda porque no había sentido nada. Es una cuestión de ritmo, de entrar y salir con la canción. No me siento ni guitarrista ni cantante ni nada, sino escritor de canciones.

-¿Por qué se titula así el CD?

-El single iba ser 'Ojos de Coca-Cola'. Coca-Cola España nos aseguró que no se opondría, pero si llegaba una orden de Europa o América nos follaría sin recato. DRO pidió una autorización por escrito y no la concedió. Nadie se mojó. Coca-Cola es muy grande y tiene diferentes partes. Si la canción suena en Venezuela y se enteran en América, o si declaras algo inadecuado y quiere desmarcarse... Así que pusimos 'Por la boca vive el pez', y quizá de esta forma me entere en qué libro lo he leído.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos