PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS / Almodóvar dice que Hollywood no le tienta

«La literatura me ha enseñado lo imbécil que soy», reconoce el narrador estadounidense Paul Auster

ÁNGEL FABIÁNOVIEDO

Pedro Almodóvar llegó ayer a Oviedo, donde el viernes recogerá el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2006. El cineasta manchego dijo que «Hollywood como tentación, para mí, no existe», y que no echa de menos los grandes presupuestos. Su ambición es sentirse implicado en cada película que hace «como si me fuera la vida en ella». Reconoció que en EE UU se hacen ahora pocas películas que le gusten. Se reconoció «fanático» del cine americano, de las comedias disparatadas de los años 30 o de los 60, y de los grandes dramas de los 40 y 50. Dijo que cuando va allí es «para promocionar mis películas, no para trabajar, a pesar de que he tenido propuestas y algunas muy interesantes, me han tentado pero mi ambición es otra». Concluyó que Hollywood le gusta porque «forma parte de mi mitología» pero no mostró el menor entusiasmo por trasladarse a la ciudad de los rascacielos. «Hollywood es mitología, nunca una tentación para trabaja allí».

Comentó que su cine ya no es 'underground' como cuando realizó 'Pepi, Luci, Bon y otras chicas del montón' a base de «limosnas de los amigos». Señaló que ahora tiene «todo el que necesita, aunque yo no pido la luna, no quiero grandes presupuestos, el dinero va unido a un tipo de compromiso que no quiero adquirir». Además de disponer de los recursos que necesita, señaló otro cambio en su forma de hacer cine en los últimos años y dijo que sus cuatro últimas películas «ya no tienen en el humor un componente tan importante, hay un cambio en mi persona, en mi vida, hacia un terreno más íntimo, más oscuro».

Auster, en Oviedo

Casi al mismo tiempo que Almodóvar , llegó a Oviedo el escritor estadounidense Paul Auster, quien explicó que de la literatura aprendió «lo imbécil que soy». Dijo que «es algo que quizá la gente no entiende pero en la elaboración de una novela se cometen tantos errores para decir lo que quieres que acaba siendo un acto de extraordinaria humildad».

Considera que «el contenido de una novela es siempre lo que determina su forma, es la historia la que condiciona la forma que va a adoptar. Por eso cada libro es tan distinto de los demás que escribo». Sensación que se acentúa cuanto mayor se va haciendo, hasta el punto de que no sabe de dónde viene lo que escribió. «La literatura es un gran misterio».

Reflexionó sobre su doble condición de escritor y cineasta y explicó que «hay historias que solo pueden tener forma de libro y otras que tienen que ser contadas en una película, que han de ser visuales. Hay una enorme diferencia entre ellas y entre un lenguaje y el otro». Considera al cine como «una experiencia liberadora», pues «se escribe siempre en soledad y la posibilidad de trabajar con otras personas es algo muy bueno para recuperar la salud mental».

Ayer ya había llegado también a Asturias el presidente de Nacional Geographic Society, John Fahey, que recogerá el Premio de Comunicación y Humanidades.