La Cofradía de Pescadores, molesta por quedar excluida de los acuerdos

«No se la puede dejar de lado en asuntos del sector de pesca»

T. SAN JOSÉSANTANDER
Exterior de la nueva lonja de Santander. / SE QUINTANA/
Exterior de la nueva lonja de Santander. / SE QUINTANA

La Cofradía de Pescadores de Santander, por medio de su secretario, Agustín Trueba, ha mostrado su malestar por quedar ausente «en contra de nuestra voluntad» de la reunión habida el pasado miércoles entre los implicados en el funcionamiento de la Lonja y en la que se anunciaron medidas relacionadas con el sector pesquero de Santander. Acudieron representantes de la Autoridad Portuaria, Consejería, mayoristas y Opeca.

Trueba señala que no están en contra de las medidas que se anunciaron el día 26 -convertir la instalación en una plataforma de distribución de pescado para competir con otros puertos- «pues para esta Cofradía cualquier decisión en beneficio del sector pesquero es siempre bienvenida. Lo que nos indigna es que después de 900 años de existencia se nos aparte de todo lo que afecte a nuestro sector. A la Cofradía no se la puede ni se la debe dejar de lado en asuntos y decisiones que afecten al sector».

Entiende Trueba que en la reunión del miércoles «no estuvieron todas las partes implicadas en el funcionamiento de la Lonja. Faltó la Cofradía, en representación de los pescadores de bajura y artesanales, que también son parte implicada. Faltó porque a alguien se le olvidó invitarla».

El secretario de la Cofradía recuerda a Del Olmo, presidente de la Autoridad Portuaria, que «tanto la lonja como la fábrica de hielo y el almacén de cajas estaban en su día al servicio de los pescadores y compradores, por lo que se realizaba la subasta por la mañana y por la tarde. Ahora son los pescadores y compradores los que deben estar al servicio de la lonja». Además, señala que grandes supermercados «ya compraban sus productos en la lonja cuando la gestionaba la Cofradía».