ENNIO MORRICONE MÚSICO / «He compuesto 540 filmes, pero al lado de Mozart me siento un desempleado»

El mítico compositor italiano dirigirá en concierto a la Roma Sinfonietta el próximo viernes en el Palacio de Deportes de Santander

MAXI DE LA PEÑASANTANDER
Ennio Morricone, una de las grandes leyendas de la música del siglo XX. / DM/
Ennio Morricone, una de las grandes leyendas de la música del siglo XX. / DM

Se siente un desempleado en comparación con Mozart y Bach. Haber compuesto 540 bandas sonoras para el cine, además de música de cámara y sinfónica, no lo considera desmesurado. Ennio Morricone sabe que mucha gente sigue identificándolo con la música de los spaguetti-western. Es una de las cinco preguntas a las que 'il maestro' no ha querido responder a este periódico. Hombre tosco, con mal carácter y perfeccionista. No obstante, su opinión está archivada en las hemerotecas: «Evidentemente que no reniego de esa música, pero la gente tiene que saber que también soy el autor de la música de otras muchas películas de contenido social. Apenas he escrito 30 westerns». Su peculiar personalidad ha hecho que repudie a todos los que le han llamado genio. Considera que a genio sólo se llega después de muerto, después de resistir todos los estudios y todos los análisis.

El programa 'A Film Music By Ennio Morricone', una cita en la que el se interpretarán algunas de las piezas creadas por él para diferentes películas, será objeto de la nueva cita musical estelar prevista en el Palacio de Deportes de Santander el próximo viernes, 10 de noviembre, a las 21,00 horas. Ese día, el legendario compositor romano, todo un referente en el mundo de la composición para el celuloide, cumplirá 78 años encima de una tarima, batuta en mano, en compañía de la Roma Sinfonietta (98 músicos) y del Coro Intermezzo (cien voces).

-Vive en un palacio en Roma ¿Sigue levantándose a las cinco de la mañana y corriendo durante una hora antes de ponerse a trabajar?

-Sí, antes de empezar mi día de trabajo salgo a caminar fuera. A correr, ya no.

-¿Con el paso del tiempo se pierde la pasión por la música, como por la vida misma?

-Yo no estoy de acuerdo. Mantengo mi pasión por la música tanto como por la vida. Para mí, actualmente, son la misma cosa.

-¿Sólo compone sobre partituras?

-Siempre compongo en partitura. Tengo un piano en mi casa y algunas veces lo utilizo para chequear lo que escribo y con frecuencia toco temas para los directores con los que trabajo.

-Usted fue alumno del prestigioso conservatorio de Santa Cecilia. Compuso música de cámara y música sinfónica para orquesta y coros. Fue en la década de los sesenta cuando comenzó a trabajar para el cine. Ha dicho que al principio lo hizo por dinero.

-Sí, es cierto. Mi primera gran composición no fue suficiente para mantener a mi familia. Después disfruté trabajando en la industria del cine. Empecé con entusiasmo pero sin abandonar del todo la composición clásica.

-Siempre ha defendido la figura de su antiguo compañero de colegio, Sergio Leone, el creador de los spaguetti-western. Ha dicho que su progresión artística e intelectual desde 'Por un puñado de dólares' a 'Érase una vez en América' no ha tenido parangón en ningún otro cineasta.

-Yo nunca nunca he comparado a Sergio Leone con otros directores. Lo que he resaltado es el hecho objetivo de su enorme progreso, del cambio desde su primero hasta el último filme.

-Usted ha puesto su paleta sonora al cine social y político de Bertolucci, Pasolini o Pontecorvo. De ese periodo destacan 'Novecento' y 'La batalla de Argel'.

-Las colaboraciones con Bertolucci o Pontecorvo fueron felices, interesantes en todos los sentidos. Es otra faceta diferente a lo que hice con Leone.

-Roland Joffré le propuso componer en 1986 la partitura de 'La misión'. ¿Es su obra más emocional?

-Yo no lo creo así.

Cinco candidaturas

-Cinco candidaturas al Oscar de Hollywood ('La misión', 'Los intocables de Elliot Ness', 'Días del cielo', 'Bugsy' y 'Malena'), pero no ha conseguido ninguno. ¿Le da igual o le irrita?

-Creo que recibir cinco nominaciones es más importante que conseguir un Oscar porque las nominaciones las hacen otros compositores, mientras que conseguir el Oscar es realmente un golpe de suerte porque tienen que votarlo miembros de la Academia que deben elegir entre muchas películas que muchas veces ellos no han visto.

-Usted ha trabajado con directores españoles, Pedro Almodóvar ('Átame') y Miguel Hermoso ('La luz prodigiosa'). El tema central de esta última película, sobre la base del poema de Lorca 'Nana del caballo grande' y que cantó Dulce Pontes, tenía una influencia flamenca.

-Cuando compuse 'Nana del caballo grande' nunca pensé en el flamenco porque no lo conocía, pero el resultado captó en cierto modo el universo lorquiano. Tengo que decir que he trabajado muy bien con Almodóvar y con Hermoso.

-A usted le han criticado de ser repetitivo en muchos de sus trabajos. ¿Más de 500 bandas sonoras no son un exceso de producción?

-He compuesto para 540 filmes en más de 45 años de carrera. Si lo compara con Mozart o Bach, me siento como un desempleado. En mi trayectoria artística he desarrollado e investigado la técnica en diferentes campos, muchas veces intensificando la investigación más que el trabajo. Quizá esto ha creado un estilo personal.

-Monteverdi, músico que usted adora, ¿fue un genio o un músico que marcó su época, la transición entre el renacimiento y el barroco?

-Ha sido un genio y ha sido un precursor de la música, en los madrigales, y en definitiva, tanto en el desarrollo de la música instrumental como de la vocal.

-Su hijo Andrea colaboró como compositor en 'Cinema paradiso'. Ha dicho que sólo ayuda a los grandes talentos. ¿Él lo tiene?

-Andrea escribió el tema de amor de 'Cinema paradiso'. El resto lo compuse yo, incluidas las orquestaciones de los temas de amor. Aún así firmamos juntos toda la música. Era en sus comienzos y yo quería animarle en sus inicios. Eso era diferente.

-Entre sus aficiones más comunes está el fútbol. Tiffosso del Roma, y por supuesto, de la selección italiana (la 'azzurra'). ¿Tiene tiempo para ver partidos en directo?

-No, yo veo los partidos en casa. Otra de mis aficiones es el ajedrez. Me gusta mucho.

-¿Volvería a ser músico si naciera otra vez?

-Sí, por supuesto.