Batasuna dice que el proceso no se ha roto e insta a superar las dificultades

Arnaldo Otegui responsabiliza a Zapatero del bloqueo del diálogo y exige condiciones «de respeto y de no agresión»

JOSEBA GARCÍACOLPISA. BILBAO
Los dirigentes de Batasuna, Arnaldo Otegui, Ione Goirizelaia y Joseba Permach, durante la rueda de prensa de ayer. / EFE/
Los dirigentes de Batasuna, Arnaldo Otegui, Ione Goirizelaia y Joseba Permach, durante la rueda de prensa de ayer. / EFE

La ilegalizada Batasuna negó ayer que el proceso de paz se haya roto como consecuencia del atentado perpetrado por ETA en Madrid. En rueda de prensa sin preguntas en San Sebastián, su portavoz, Arnaldo Otegui renovó el «compromiso» de la izquierda abertzale con la resolución del denominado conflicto político vasco, responsabilizó al Gobierno de Zapatero del bloqueo por no haber adoptado ninguna medida que permitiera el avance y apeló a la responsabilidad y a mantener actitudes serenas que permitan superar las dificultades surgidas en este proceso.

Los miembros de la Mesa Nacional de Batasuna Arnaldo Otegui, Joseba, Permach, Jone Goiricelaia, Xabi Sarralde y Pernando Barrena comparecieron ante los medios en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en un céntrico hotel de San Sebastián. El portavoz de la formación ilegalizada mostró en primer lugar, en «términos más humanos que políticos», su «solidaridad» con las personas afectadas por la explosión pero, eludió en todo momento cualquier condena de este atentado en Madrid.

Gobierno culpable

Otegui recordó que en los últimos 9 meses la izquierda abertzale ha trasladado en numerosas ocasiones su reflexión sobre la «oportunidad» abierta en Euskadi para resolver el conflicto por vía del «diálogo político multilateral y resolutivo» y explicó que el proceso sufría «graves bloqueos estructurales», ya que nueve meses después del alto el fuego de ETA «no ha existido ni un solo gesto» por parte del Gobierno español y «no hay mesas para el diálogo político; no hay acuerdo político y no hay ni un solo gesto en política penitenciaria».

Otegui acusó al Gobierno de ser responsable de esa situación y denunció que en los meses del alto de fuego la izquierda abertzale ha asistido «con absoluto asombro a declaraciones permanentes por parte de los responsables del Gobierno español, jactándose de haber hecho todavía menos de lo que hizo en su día el gobierno de Aznar». «A día de hoy -destacó el dirigente de Batasuna- , lo que mejor y gráficamente puede definir la situación es una cama de un hospital a la que está esposado un preso político vasco alimentándose forzosamente y que puede derivar en muerte cualquier día de éstos», refiriéndose al preso etarra De Juana Chaos, en huelga de hambre. Tras señalar que las fuerzas políticas han sido «incapaces» de ofrecer una solución al conflicto de Euskadi, Otegui calificó el atentado de ETA como «un hecho que se ha añadido a la situación creada por el Gobierno», aunque reiteró que el proceso «no sólo no está roto sino que es más necesario que nunca porque así lo quieren la mayoría popular de las sociedades vasca y española».

«Confianza»

En otro momento de su intervención Arnaldo Otegui señaló que el trabajo a realizar a corto plazo es «retomar el proceso y estabilizarlo definitivamente». Eso sí, aclaró que «no estamos en el 23 de marzo», comienzo del alto el fuego, sino que han transcurrido ya nueve largos meses para los que «es fundamental reconstruir las condiciones» que permitan recuperar la «confianza» entre los agentes participantes. El dirigente de Batasuna reclamó incluso condiciones «de respeto y no agresión», así como «el compromiso inequívoco con un proceso de soluciones al conflicto que debe de ser demostrado de palabra y con hechos».

Tras jactarse de que Batasuna mantiene «abiertos» todos sus canales de comunicación», Arnaldo Otegui anunció que su grupo planteará en las próximas semanas «nuevas iniciativas» -que no avanzó- y que, según dijo, permitirán «poner en marcha el proceso de diálogo multilateral, que es el único camino y la única alternativa».