López Caro impidió la 'venganza' del Racing

El entrenador sevillano, que dio la 'espantada' durante el pasado verano en Santander, salvó su puesto en el Levante

F. FERNÁNDEZ-CUETOVALENCIA
López Caro y Portugal conversan animadamente antes del inicio del encuentro. / ANDRÉS FERNÁNDEZ/
López Caro y Portugal conversan animadamente antes del inicio del encuentro. / ANDRÉS FERNÁNDEZ

Juan Ramón López Caro se la jugaba ayer ante el Racing, el mismo equipo al que dejó compuesto y sin novia cuando ni siquiera había comenzado la pretemporada. Su puesto en el banquillo estaba en el aire y dependía, única y exclusivamente, de una victoria ante el que durante apenas unos días fue su equipo. Y la consiguió.

El entrenador de Lebrija impidió que el racinguismo se 'vengara' por su 'espantada' del último verano.

Durante la última semana nadie en el seno del equipo hablaba de tomarse la revancha ante el que pudo ser entrenador verdiblanco y no quiso. Ni entre los jugadores ni en los órganos de dirección del club se escuchó ni una sola vez la palabra venganza, pero lo cierto es que la sensación de que ante el Levante había algo más en juego que tres simples puntos era patente.

Pero, así es el fútbol, el todavía entrenador del equipo valenciano se volvió a salir con la suya y se llevó unos puntos que le sirven para mantenerse en el banquillo 'granota' y, además, para dejar con la miel en los labios a los aficionados racinguistas que tendrán que esperar al partido de la segunda vuelta contra el Levante para vengarse. Eso sí, siempre que López Caro siga en su banquillo.