El área de la bahía estará integrada por nueve ayuntamientos

La Universidad elabora un estudio que sienta las bases del proyecto que se definirá en la próxima legislatura El objetivo es ordenar los servicios

ISABEL AROZAMENASANTANDER
Vista aérea de la bahía de Santander. / ANDRÉS FERNÁNDEZ/
Vista aérea de la bahía de Santander. / ANDRÉS FERNÁNDEZ

La Universidad de Cantabria ha elaborado un estudio, por encargo del Gobierno regional, que sienta las bases de lo que deberá ser en el futuro el área metropolitana de Santander, un ambicioso proyecto que se definirá en la próxima legislatura y que ordenará aspectos como las comunicaciones, los transportes y deferentes servicios.

Según el estudio redactado por la Universidad de Cantabria, los ayuntamientos incluidos en el área de influencia de la capital cántabra son nueve: el propio Santander además de Camargo, El Astillero, Santa Cruz de Bezana, Piélagos, Marina de Cudeyo, Medio Cudeyo, Villaescusa y Ribamontán al Mar.

Los investigadores han distinguido «importantes diferencias» entre el sector oriental de la bahía y el occidental, en el que se aloja la ciudad de Santander, teniendo en cuenta diversos parámetros como la accesibilidad, la ocupación y la actividad.

El límite natural de Peña Cabarga se constituye como una «barrera física» de configuración de la unidad metropolitana.

Las consecuencias principales del fenómeno metropolitano se organizan en apartados como la evolución demográfica, el perfil y el grado de envejecimiento de la población metropolitana, procesos de segregación social, la organización funcional y la diferenciación entre lugares vividos, lo que genera un importante incremento de la movilidad en el ámbito analizado.

La organización funcional del conjunto metropolitano presenta «una importante segregación espacial tanto atendiendo al perfil económico de sus residentes como a la actividad de los locales». En este contexto destaca la concentración de actividades terciarias en el centro urbano, la especialización industrial del arco occidental de la bahía y los «ligeros reductos de actividad primaria en la parte más externa del área metropolitana oriental».

Los procesos de segregación se materializan también en la diferenciación de lugares residenciales y de actividad, de abastecimiento y de gestión, lo que genera «una dinámica de movimientos pendulares diarios, que en los últimos años cobran especial protagonismo en el área metropolitana de Santander, con sobrecargas en las principales vías de comunicación, como la S-10 y la A-67, que soportan gran parte de los desplazamientos del área».

Ampliaciones

La influencia de la capital se ha puesto de manifiesto en numerosas ocasiones en las que se ha intentado un planeamiento supramunicipal. Desde los años 50 existen diversas delimitaciones, las cuales van ampliando territorio de forma progresiva, «posiblemente por la dinámica expansiva de Santander, con procesos cuyas implicaciones van más allá de los límites de su propio término municipal».

En la delimitación propuesta por la Universidad de Cantabria se han tenido en cuenta todos aquellos municipios que han sido objeto de alguno de los intentos de planeamiento comarcal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos