JON ARIÑO / «Los actores sobreviviremos porque el teatro no se puede descargar de internet»

Incansable actor de teatro y esporádico secundario en el cine, Jon Ariño, afincado en Villaverde de Trucíos, triunfa en la gran pantalla con 'Bosque de sombras' y se prepara para hacerlo sobre las tablas con La Machina.

GONZALO SELLERS
JON ARIÑO / «Los actores sobreviviremos porque el teatro no se puede descargar de internet»

Compartir una ensalada de tomates con Aitana Sánchez Gijón ('El maquinista') y la francesa Virginia Ledoyen ('La playa') en tu casa sólo es privilegio de unos pocos. Y el actor Jon Ariño es uno de ellos. En 'Bosque de sombras' trabajó, además de con las dos intérpretes anteriores, con Gary Oldman ('Air force One') y Lluis Homar ('Los Borgia'). Pero sus palabras denotan una predilección especial por el teatro. Por eso, ya prepara con la compañía La Machina la obra 'Tu ternura Molotov', que se estrenará en Santander el próximo 16 de abril.

-'Tu ternura Molotov' es una obra muy actual, con un fondo de denuncia de los prejuicios raciales y sociales que predominan hoy en día...

-Sí, de hecho estamos introduciendo algunas pequeñas modificaciones en el texto para adecuarla a nuestro entorno y sus prejuicios. En el texto original los protagonistas viven en EE UU, pero no resulta difícil trasladar su racismo a nuestros días y nuestro entorno.

-Uno de los personajes, el marido, cuando se entera de que su esposa había estado ya casada dice: «¿Tú sabes lo perjudicial que es eso para mi negocio?» Otro 'hachazo' al individualismo de la sociedad...

-Clarísimamente. Además del individualismo (egoísmo más bien) está el tema del pasado propio de cada uno. Muy presente en la obra. De hecho creo que es el tema principal.

-¿Y quién es tu personaje?

-Es un abogado que trabaja en un bufete de mucho prestigio, un yuppie como lo denominaríamos hoy en día. La manera de prepararlo... no soy un actor muy 'de método' por decirlo de alguna manera, aunque creo que cada actor tiene el suyo propio en función de sus experiencias. Mi aprendizaje ha sido el propio de hacer cosas diferentes con todo tipo de estilos y compañías. Por lo tanto no soy muy metódico, sino un poco autodidacta. En todo caso, el mejor método es disfrutar con lo que se hace.

-Tienes muchos años de teatro a tus espaldas, y la mayor parte ligados a la compañía La Machina. ¿Tiene algún sello especial, algún método de trabajo concreto?

-No, pero tiene mucha calidad y honestidad en sus espectáculos. De hecho, creo que es una compañía muy polivalente y abierta. En cuanto a los métodos de trabajo, creo que se amolda al proyecto en concreto y al tipo de espectáculo. A lo mejor por eso me gusta trabajar con ellos, por esa predisposición y apertura hacia todo tipo de novedades. Es curioso dirigir a compañeros con los que has trabajado codo con codo y ver cómo aceptan tu disciplina. Vamos, que por decirlo con lenguaje de la calle, hay mucho buen rollo.

El teatro no engaña

-Después de muchos años negros para el teatro, ¿existe un lento regreso de la gente a las salas?

-Siempre digo, como frase profética, que el teatro nos va a salvar a los actores porque, de momento, no se puede bajar por internet. El futuro está en el directo. Además creo que es un filtro para los actores. Me explico: en televisión se puede sobrevivir más o menos con cierta gracia o con una cara especial. Pero encima de un escenario hay que ser actor, no te salvas por una cara bonita. De hecho, he visto a algunas estrellas de televisión hacer papeles de vergüenza ajena en teatro. Ojo, que no quiero decir que en televisión no haya buenísimos actores.

-Y en el cine estás en cartelera con 'Bosque de sombras', dirigida por tu amigo Koldo Serra.

-Conozco a Koldo desde que era un niño. Creo que tiene un gran futuro y me siento muy orgulloso de que cuente conmigo. Ha sido un placer trabajar con él porque es un poco como estar en familia. Tiene una cabeza privilegiada para el lenguaje cinematográfico.

-En esa película compartes escenas con Gary Oldman. ¿Cómo fue trabajar con una superestrella?

-Gary Oldman es un grandísimo profesional y también es sorprendente ver cómo Koldo 'pegó la hebra' con él. Se puede aprender mucho de su humildad y de su capacidad de entrega con la película. Tampoco hay que olvidar al resto del reparto. A mí me gusta mucho por ejemplo el trabajo de Lluis Homar en la película. Consigue momentos memorables con Gary Oldman.

-Rodásteis en el País Vasco, muy cerca de tu casa en Villaverde de Trucíos.

-Sí, y algunos privilegiados del equipo pudieron disfrutar de los tomates que cultivo en mi casa con denominación cántabra del valle de Villaverde. A Aitana Sánchez-Gijón le encantaron, y Virginie Ledoyen dijo que era el mejor tomate que había probado en su vida.

-Además, de la obra de La Machina, ¿qué proyectos tienes a corto plazo?

-De momento voy a dirigir un espectáculo infantil de danza-teatro con la compañía La Dinámica, de Bilbao.

Fotos

Vídeos