Artífice de la 'doctrina Parot'

M. P.

El magistrado Bermúdez también conoce como pocos el rostro de quien infligió su dolor. Artífice de la 'doctrina Parot', ha sido ponente en los procesos a los comandos de Barcelona y Vizcaya, en el juicio por secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, la muerte de Gregorio Ordóñez y el atentado contra el socialista Eduardo Madina. Cuando en el 2003 ocupó el nuevo Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, recorrió las cárceles españolas. Se entrevistó con decenas de terroristas. Tuvo enfrente a Iñaki de Juana Chaos y al propio Parot. A su regreso, solía contar a su esposa cómo «la cárcel quebranta mucho».

Coleccionista de relojes y plumas estilográficas -singulares son sus discusiones sobre cómo mejorar el deslizamiento del plumín sobre el papel-, profesa admiración por Budapest en invierno, goza de la memoria de su padre -jubilado desde hace años, es capaz de recitar el Código Penal- y disfruta con la música clásica contemporánea y la ópera. Lloró con la interpretación de la 'Novena Sinfonía' de Beethoven dirigida por Barenboim y no es descartable que su recio perfil se haya quebrado ligeramente algunas de esas mañanas que él reserva para recibir a las víctimas del terrorismo y preguntarles cómo les va. Basta una pregunta para sentir calor. Verse reconfortados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos