«Lo de '¡Merino, mátalo!' nunca fue algo ofensivo para mí; todo lo contrario»

El ex jugador del Racing recibe hoy el homenaje de las peñas

J. A.SANTANDER
Jesús Merino, en pleno arrebato de racinguismo. / DM/
Jesús Merino, en pleno arrebato de racinguismo. / DM

Jesús Merino, histórico defensa del Racing y actualmente secretario técnico del club, recibe esta noche (Hotel Santemar, 21,45 horas), un homenaje de la Asociación de Peñas del equipo santanderino por su trayectoria deportiva.

A pesar de que no hace tanto tiempo de su retirada (colgó las botas al final de la temporada 98/99), la afición ha querido recompensar su compromiso con el equipo, un gesto que Merino agradece y recibe «con orgullo».

El ex futbolista asegura que no se siente «mayor» por recibir este tributo. «Me siento con la edad que tengo. Los homenajes no tienen por qué ser cuando uno tiene una edad concreta Llegan en el momento oportuno. No me hace mayor; lo que me hace es muchísima ilusión».

Si compara el Racing que le tocó vivir con el que ahora está lanzado al estrellato, Merino encuentra algunas similitudes. «A mí me tocó vivir una época de cambio. El Racing venía de una travesía en Segunda B y Segunda. Nosotros volvimos a hacer racinguismo. Ahora es parecido. Después de estar ya consolidados en Primera no se veían grandes expectativas y de repente... ahora es el momento más importante del racinguismo, el punto más alto».

No deja de recordar con cierta añoranza sus años de futbolista, cuando era todo un símbolo para el equipo. «Esta claro que era alguien importante dentro del equipo, con peso. Posiblemente tenía que tomar actitudes en defensa o en beneficio del colectivo. La gente lo entendía así. El grito de '¿Merino, mátalo!' era un toque de atención, una llamada. Jamás fue para mí algo ofensivo; todo lo contrario».

Puede que ese tipo de jugador duro y peleón esté en crisis. Merino cree que «el fútbol ha cambiado, y cada vez se permite menos a los defensas. En ese sentido quizás es menos viril, pero sigue habiendo jugadores con amor propio, mucha profesionalidad y vergüenza torera, y eso no va a cambiar. Afortunadamente, en este equipo hay bastantes casos».

Sin sucesor

Merino no ve ningún 'sucesor' en el Racing de 2007, pero tampoco piensa que haga falta. «No hay sucesor ni para bien ni para mal. Cada uno desarrolla una carrera. Igual que yo no seguí un modelo, yo no tengo por qué servir como imagen. Cada uno entiende el fútbol a su manera y con su personalidad».

Si hace un balance de su carrera en el Racing, el ex jugador no duda en calificar como su mejor momento el ascenso a Primera frente al Espanyol, mientras que el peor fue «no poder despedirme en el campo».

Al igual que le sucede a todo el entorno del club, Jesús Merino asiste encantado al recital de triunfos y buenos resultados que está protagonizando actualmente el conjunto montañés. Dice que ve a los de Portugal «con todas las opciones para estar en la UEFA», pero hace hincapié en que eso «es una ilusión y no una obligación». Ni siquiera se para a pensar en cómo se sentiría si pudiese participar en algo así. «Cuando estaba era imposible planteárselo. Ahora estamos en esta situación, y ojalá se haga realidad».

Por lo pronto, el Racing tiene que salvar el obstáculo del Real Madrid. «Se trata de un equipo que se juega la Liga y que llega a El Sardinero en una línea de resultados, que no de juego, ascendente, y se enfrenta al conjunto revelación y posiblemente más en forma del campeonato. Será un partido intenso, en el cual posiblemente por primera vez tengamos más opciones de llevar el ritmo de juego y de conseguir un buen resultado ante un rival como el Real Madrid».