Derbi tenso y peligro de descenso

El Racing B, que se tuvo que ir de El Malecón escoltado por efectivos de la Policía, acerca a la Gimnástica con su empate a Tercera División

GARCÍA LAHIDALGATORRELAVEGA
El autobús del Racing B tuvo que abandonar anoche El Malecón escoltado por efectivos de la  Policía Nacional y Local. / LUIS PALOMEQUE/
El autobús del Racing B tuvo que abandonar anoche El Malecón escoltado por efectivos de la Policía Nacional y Local. / LUIS PALOMEQUE

En el fútbol, como en casi todo en la vida, se puede ver la botella medio llena o medio vacía, es cuestión de interpretaciones. Ayer, al término del partido hubo quienes, como el firmante de esta crónica, se quedaron con la sensación de que si el Racing B hubiese jugada durante la temporada con la intensidad y la agresividad que exhibió en El Malecón, posiblemente no estaría descendido. Vamos, que a quienes así penamos nos dio la impresión de que en algunos momento le iba más en el partido que a la Gimnástica.

De esta opinión era el técnico local Jimmy Álvarez, quien, sin pretender quitar méritos a los racinguistas, a los que felicitó «por su buen partido», ni tampoco buscar excusas para justificar que el empate final llegó como consecuencia de un error infantil de la defensa en jugada a balón parado, el talón de Aquiles de su equipo esta temporada, sí censuró el exceso de celo del rival. «He visto un equipo que se jugaba el descenso, nosotros, y otro la Copa de Europa», sentenció el entrenador local.

Pero también hubo quienes, como el técnico racinguista, Ángel Viadero, vieron un partido totalmente distinto, asegurando que, lejos de haber hecho un sobreesfuerzo, su equipo ha competido otras jornadas con más intensidad y ritmo que ayer. Lo dicho, la botella se puede ver medio llena o medio vacía. Es cuestión de puntos de vista. Pero lo cierto, ciñiéndonos a la realidad de cómo queda la Gimnástica tras empatar un partido en el que necesitaba la victoria, lo verdaderamente cierto, incuestionable, es que va a necesitar mucha suerte para eludir el descenso. A quienes opinamos, sin pretender decir, que no se mal interprete, que el Racing B tendría que haberse dejado ganar. No, sólo que a lo mejor se empleó con un ímpetu que cuesta entender, nos quedó anoche la misma sensación que al técnico gimnástico Jimmy Álvarez: «No entiendo si es que somos la comunidad autónoma más tonta de España», espetó en la sala de prensa, en clara alusión a que posiblemente en otra comunidad, el País vasco, por ejemplo, en una situación similar, a lo mejor un equipo hundido no hubiera empujado al hoyo a otro vecino.

Lo sucedido no sólo generó disgusto en la parroquia gimnástica, sino que derivó en una gran tensión final que obligó a la Policía a tener que sacar del campo escoltado al Racing B. Se pasó de la euforia con la celebración de la permanencia, cuando Jorge marcó un precioso primer gol, de cabeza, a pase de Pineda, a la desolación tras el empate que logró Garrido, también de cabeza, casi al final, tras una falta a cargo de Portilla. La Gimnástica, nerviosa y presa de la ansiedad, fue mejor sobre todo tras el descanso. Incluso se le anuló un gol a Lanza en tiempo de prolongación sin que se sepan las cuasas. Tuvo más llegada, pese a la fuerte presión del Racing B también más ocasiones, pero terminó con un empate que le hace depender de terceros para salvarse, incluso si vence en Alcorcón. Lo de ayer fue más que un derbi, y con un doble triste final: porque Cantabria puede quedarse sin equipos en Segunda B, y por la tensión vivida. El Racing se fue escoltado y fuertemente increpado, aunque afortunadamente no pasó nada. Aguirre

(Lanza. 90) Abraham

Nando

Mario

Toño

Herrera

Lavín

Siro

Jorge

Pineda

(Bubu. 75) Javi Sergio

Nando

Marcano

De Abreu

Garrido

Portilla

Jaime (Alberto m. 90)

Chema Mato

Platero

Nacho

Juan Luis (Camino m. 75) Goles:1-0, Min. 68, Jorge. 1-1, Min. 87. Garrido. Árbitro: Isturiz Latorre, del colegio vasco. Amonestó a Mario, Siro y Pineda, por la Gimnástica, y a Chema Mato y Juan Luis, por el Racing B. Incidencias: 3.000 espectadores en El Malecón. La mejor entrada de la temporada, con presencia de muchos aficionados de Santander. Antes del partido la peña Socarreña entregó una placa a la alcaldesa de Torrelavega, Blanca Rosa Gómez Morante, por su apoyo a la Gimnástica, y el padre de Rubén Palazuelos, jugador gimnástico cedido al conjunto griego del Aris de Salónica, le entregó una camiseta de este equipo al presidente local Abel Fernández. En el palco asistieron al partido, en representación del Racing, Nando Yosu y Jesús Merino. El técnico del Racing B, Ángel Viadero, sancionado, también tuvo que seguir el partido desde el palco.