La FIA estudia la victoria de Alonso en Mónaco por si hubo órdenes de equipo

McLaren defiende que no dio instrucciones para que Hamilton no luchase contra el asturiano

JOSÉ MARÍA RUBIOMADRID
Lewis Hamilton y Fernando Alonso, en el podio del Gran Premio de Mónaco. / REUTER/
Lewis Hamilton y Fernando Alonso, en el podio del Gran Premio de Mónaco. / REUTER

Toda la alegría que invadió a la escudería McLaren-Mercedes el domingo tras la carrera de Mónaco, con el doblete conseguido por sus pilotos, Fernando Alonso y Lewis Hamilton, se convirtió en preocupación este lunes. La prensa británica acusó a Ron Dennis de dar órdenes de equipo y así evitar que el inglés Hamilton luchara contra Alonso. Parece ser que los dos pilotos recibieron órdenes de mantener sus respectivas posiciones después de entrar en boxes y de esa forma reducir riesgos en un circuito tan complicado como el de Montecarlo para asegurar la primera y segunda posición en el GP de Mónaco.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha decidido investigar si la escudería ha quebrantado el artículo 151c. del Código Deportivo que dice que se puede causar un daño «por cualquier conducta fraudulenta o algún acto perjudicial para los intereses de la competición o los intereses del deporte en general». «La FIA ha puesto en marcha una investigación sobre los incidentes en que se vio envuelto el equipo McLaren-Mercedes durante el Gran Premio de Mónaco en los que podría haber contravenido un artículo del Código Deportivo Internacional. Las evidencias están bajo revisión y más tarde se anunciará la decisión tomada», afirmó el organismo a través de un breve comunicado oficial.

La FIA deja claro que no desea que se repitan hechos como el del Gran Premio de Austria de 2002, en el que Rubens Barrichello se dejó superar por su 'jefe de filas' en Ferrari, Michael Schumacher, cuando cruzaban la línea de meta. Con relación a McLaren, en 1998, durante el Gran Premio de Australia, David Coulthard fue superado por Mika Hakkinen, que se proclamó vencedor de la carrera.

Presión mediática

Parece que la prensa británica no puede soportar que, tras la larga sequía de pilotos que ha padecido, aparezca Lewis Hamilton y tenga en su equipo a un bicampeón del mundo, que además es español. Tras la carrera de Mónaco, y durante la rueda de prensa que dio a sus compatriotas, Hamilton dijo: «Llevo el número 2 en mi coche y soy el piloto número dos". Esto ha sido lo que más daño ha hecho a los medios del país.

Sin embargo, el patrón de McLaren, Ron Dennis, ha defendido su posición y ha dejado muy claro que las especiales características del trazado monegasco hicieron que Alonso entrara en dos ocasiones a cambiar ruedas y repostar por delante de Hamilton, y que, una vez que los dos lo hicieron, el asturiano volvió a colocarse en cabeza.

«No me gusta frenar a los pilotos y no me gusta verlos disgustados, pero ésta es la forma de ganar en Mónaco. No tenemos órdenes de equipo. Lo que teníamos era una estrategia para ganar esta carrera. Habrá circuitos donde nuestros pilotos tendrán una absoluta libertad, pero éste no era uno de ellos», comentó Dennis. Estas declaraciones, al margen de reglamentos, lo que demuestran es que en McLaren imperó la cordura, y no la pasión ni la nacionalidad.

Estrategia u órdenes

Ron Dennis también ha diferenciado lo que para él, y en general para cualquiera que está involucrado en este deporte, son órdenes y estrategia de equipo: «Estrategia de equipo es la que se prepara antes de la carrera para intentar ganar un gran premio. Las órdenes de equipo sirven para manipularlo, y nosotros no tenemos que manipular los grandes premios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos