JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ LINARES, ALCALDE DE SAN FELICES DE BUELNA / «Los problemas de los vecinos no vale dejarlos para mañana»

El candidato del PRC vuelve a ser, por segunda vez, el alcalde más votado de España en porcentaje

N. CAVIASAN FELICES
González Linares posa en el velódromo que lleva su nombre. / CAVIA/
González Linares posa en el velódromo que lleva su nombre. / CAVIA

No lo puede evitar. No ha pasado una semana desde su abrumadora victoria en las urnas, segunda consecutiva, y ya tiene el teléfono permanentemente descolgado, intentando dar solución a problemas planteados por vecinos que, como siempre, dice, «nunca pueden esperar, es lo primero y no vale dejarlo para mañana». Se quiere tomar unos días de descanso (10 en concreto), pero lo dice sonriendo, sabiendo que su móvil no dejará de sonar. José Antonio González Linares vuelve a ser el alcalde más votado, porcentualmente, de España, y lejos de lo que algunos pensaban, incrementando votos y porcentaje. Ya son 83 de cada 100 los vecinos que apuestan por su forma de gobernar, dejando poco espacio al resto de oponentes políticos.

En la noche de las elecciones, como sucedía hace cuatro años, se había encerrado en su casa, apartándose de la tensión que venía sufriendo a lo largo de la semana previa. Solo cuando termino el recuento salió de casa para recibir abrazos y felicitaciones. De los cerca de 1.700 votos emitidos José Antonio González Linares, alcalde de San Felices en los últimos ocho años y candidato del PRC, obtenía un número curioso, por calificarlo de alguna forma, 1.414 votos, más de un 83% de las papeletas metidas en las urnas de su pueblo

Se la jugaba, aunque parezca que no. Haber conseguido 10 de 11 concejales en 2003 era mucho conseguir, y todo apuntaba a que no se podía mejorar. Pero sus vecinos volvieron a confiar en él. Con la lágrima a punto reconocía que «han vuelto a darme la mayor alegría de mi vida, han confirmado que el esfuerzo de cada día ha merecido la pena, y eso no lo podré olvidar. No sé si podré mejorar el trabajo de los últimos cuatro años, pero pueden estar seguros de que lo intentaré y daremos, juntos, un nuevo paso para que San Felices de Buelna siga siendo una referencia de los pequeños pueblos de Cantabria».

Natural de Sovilla, el pueblo de la Torre Pero Niño, cuna de grandes hombres, entró en política como lo ha hecho todo en la vida, como ganó a Eddy Merckx en su Bélgica natal, «a tope, para conseguir el primer puesto». Y continuando con el símil deportivo, dedica largo tiempo a hablar de sus 10 concejales. «Un equipo siempre es fundamental a la hora de conseguir los logros planteados. Desde le principio hemos contado con un grupo de personas, con un objetivo único y una entrega envidiable. De ellos es buena parte del éxito». Un reconocimiento que refrendaron también los votantes el martes 29 de mayo, al inicio de las fiestas patronales de San Félix.

Siempre recuerda su paso por el ciclismo, un deporte que no sólo ha sido su vida, le ha enseñado un modo de trabajar, y le ha dado la posibilidad de ver otras realidades que plasmar en San Felices.

«Hemos conseguido algunas de las metas marcadas: mejores comunicaciones, servicios públicos de gran calidad, alumbrado para todos, viviendas sociales, parques, una red de abastecimiento a años luz de la que teníamos hace ocho años. Ahora llegarán otros retos. A gran escala, ese gran área de desarrollo que asegurará el trabajo a los jóvenes vecinos, una de mis prioridades, dotará al valle de una ronda que evitará el tráfico pesado por el centro del pueblo y nos facilitará más viviendas sociales. Más cerca, mis objetivos vuelven a ser los mismos, pensar en el día a día de los ciudadanos, y si la pasada legislatura nos centrábamos en los pequeños, con aulas para niños de dos años, esta será la de los mayores, con una residencia que es una de mis ilusiones actuales».

Y de nuevo, la primera visita de Miguel Ángel Revilla es a San Felices. «Mis vecinos se han vuelto a volcar con Miguel Ángel Revilla. Le prometí que San Felices no olvidaría su apoyo estos cuatro años y, una vez más, así ha sido».

Deja el despacho no sin volver la mirada. El teléfono sigue sonando. Pero fuera de la Casona le espera una 'personita' que le llena buena parte de su vida. Una nieta que se ha convertido en un rival demasiado fuerte. El único, en este caso la única, que puede doblegar al hombre fuerte de la política en España. Los porcentajes mandan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos