Un ensayo sobre el creacionismo de 'Manual de espumas', nuevo Premio Gerardo Diego

El Premio Internacional de Investigación reconoce por primera vez un estudio sobre el legado del autor santanderino y certifica la importancia de la Fundación del poeta

GUILLERMO BALBONASANTANDER
Justo Barreda, director general de Cultura, e integrantes del jurado, ayer en la Fundación. / M. DE LAS CUEVAS/
Justo Barreda, director general de Cultura, e integrantes del jurado, ayer en la Fundación. / M. DE LAS CUEVAS

Un poemario trascendental: 'Manual de espumas' del poeta santanderino Gerardo Diego; un acercamiento plural y profundo a un movimiento único en la poesía española: el creacionismo; y, en suma, una obra «con vertientes históricas, interpretativas y documentales», elaborada por el profesor e investigador José Luis Bernal, configuran los ejes y señas de identidad de una nueva monografía que se sumó ayer a la nómina de estudios galardonados con el Premio Internacional de Investigación Literaria 'Gerardo Diego'.

Esta séptima edición, cuyo fallo fue dado a conocer en la sede de la Fundación del poeta, ha supuesto tres factores singulares: es la primera vez en la trayectoria de este premio joven, pero emergente y de referencia entre los investigadores, que se destina precisamente a un estudio sobre la intensa e inmensa obra y huella del autor santanderino; certifica «la utilidad de la propia Fundación» que lleva el nombre del vate del 27, por cuanto los contenidos documentales de la obra galardonada han aflorado del propio fondo de la institución santanderina; y, en tercer lugar, esta nueva edición ha dibujado «un viaje de ida y vuelta y un círculo» que se inicia y concluye en el nombre y la obra de Gerardo Diego, a la vez que abre las puertas a posibles estudios posteriores.

La Fundación Gerardo Diego reveló el fallo del premio que convoca anualmente en colaboración con el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander. Dotado con 6.000 euros, distingue cada año «al mejor trabajo de investigación en lengua castellana sobre la poesía española del siglo XX».

Su ganador el pasado año fue el filólogo y poeta alicantino Luis Bagué, por el estudio titulado 'Poesía en pie de paz. Modos del compromiso hacia el tercer milenio', que vio la luz recientemente en Pre-textos.

Los anteriores premiados en este certamen de investigación han sido, por orden cronológico, Miguel Ángel García, José Luis Gómez Toré, Fernando Yubero Ferrero, Jordi Ardanuy y José Luis Rey (ver ficha anexa sobre los libros premiados).

Ricardo Senabre, catedrático de la Universidad de Salamanca, fue el encargado, en calidad de presidente del jurado, de anunciar el fallo que reconoce la monografía del cacereño José Luis Bernal, profesor titular de literatura española de la Universidad de Extremadura, autor de más de quince libros, entre ediciones críticas, recopilaciones y ensayos, con especial querencia por los ámbitos de la vanguardia histórica y el 27.

Senabre explicó que «no ha sido fácil elegir a la obra ganadora», titulada 'Manual de espumas. La plenitud creacionista de Gerardo Diego', de entre las doce presentadas, «una cantidad asombrosa de trabajos para certámenes de estas características en torno a la investigación poética».

Un antes y un después

A su juicio, el profesor Bernal que ha colaborado en el pasado con la propia Fundación, ha sido el artífice de «un acercamiento extraordinario a 'Manual...', un libro que marcó un antes y un después en la poesía de Gerardo Diego y que se documenta con gran cantidad de información inédita, archivada en la propia fundación».

Asimismo, subrayó que el estudio premiado «realza extraordinariamente la calidad de 'Manual de Espumas', «una obra clave en la trayectoria del poeta que sería equivalente a lo que representó 'Poeta en Nueva York' para Federico García Lorca, o 'Sobre los ángeles' para Alberti.

La obra premiada representa «una profundización en el creacionismo» y una «iluminación» en la propia poética de Gerardo, dado que, a través de «citas, testimonios y documentos», plasma «un resumen de la historia literaria en la que se creó 'Manual de espumas'; interpreta los textos de Diego, la génesis y constitución intrínseca de la obra, e incluye un acercamiento documental que pocas veces se produce en este tipo de ensayos», según expuso Senabre.

Crecimiento espectacular

La obra, que será publicada por una editorial nacional e incluye documentación inédita que sólo está archivada en la Fundación, también revela la importancia de esta institución, en la medida -en palabras del presidente del jurado-, que ha experimentado «un crecimiento espectacular basado en su pulcritud y meticulosidad», lo que se ha traducido en una «potenciación de la memoria de Gerardo Diego y en su conversión en un lugar imprescindible para cualquier estudioso de la poesía española del siglo XX».

Por su parte, la catedrática de literatura española de la Complutense, María del Pilar Palomo, integrante del jurado, destacó que el ensayo premiado del profesor extremeño supone «esa certificación» de la utilidad de la Fundación Gerardo Diego y ratifica el valor de Gerardo como pilar en torno al cual giran personalidades esenciales de la vida literaria, como revela su epistolario. Un papel y significación similares al que en la novela realista posee Galdós como eje de una generación de escritores, recordó.

El secretario del jurado y catedrático de la Universidad de Murcia, Francisco Javier Díez de Revenga, apuntó también que la documentación que se recoge en el ensayo «no se había utilizado nunca para explicar el inicio del movimiento poético del creacionismo, y así se incluyen, por ejemplo, cartas de Gerardo y de Juan Larrea que ningún investigador había utilizado todavía».

Bernal fue uno de los protagonistas del foro 'Memoria de la Edad de Plata' que se desarrolló a comienzos de esta década en Santander, en la Cátedra de Menéndez Pelayo, bajo la dirección de Julio Neira y Xavier Agenjo. En aquella convocatoria, bajo el epígrafe de 'Gerardo Diego y Juan Larrea en su epistolario' ya hizo hincapié en la necesidad de conciliar esa multiplicidad de voces de todo epistolario, y recorrió un itinerario a través de las cartas del santanderino para subrayar el «espléndido triángulo creacionista que en esas misivas se desprendía de conciliar las voces» de Huidobro, Larrea y del poeta de 'Versos humanos'.

Destacó, además, las numerosas cartas caso de las fechadas en Santander el 23 de junio y el 1 de julio de 1919. Esta última significativa pues obligaba a Gerardo Diego «a enfrentarse a un momento crítico en su evolución poética, un momento de dudas y desencanto, en esa búsqueda de una voz nueva y propia resultante de la evasión vanguardista, pues no en vano se despedía de Larrea al final de la carta como 'tu incalificable, ecléctico e interrogante amigo'». El profesor de la Universidad de Extremadura, profundo conocedor de la obra de Gerardo, ha insistido en ocasiones en subrayar que «Diego se convertirá en alguien central para leer el siglo XX».

Jurado

El jurado estuvo compuesto por los siguientes estudiosos y profesores: Ricardo Senabre, que actuó como presidente, catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Salamanca; María del Pilar Palomo, catedrática de Literatura Española de la Complutense; Cristóbal Cuevas, catedrático de la Universidad de Málaga, que no pudo asistir a la reunión final pero envió su voto; Antonio Sánchez Trigueros, catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Granada; y Francisco Javier Díez de Revenga, secretario con voz y con voto, catedrático de Literatura de la Universidad de Murcia. El consejero de Cultura, Javier López Marcano, fue el presidente honorífico.