Expertos defienden la legitimidad histórica de la bandera cántabra

Los partidos rechazan abrir un debate en torno a los símbolos regionales y el PP critica a la consejería y a ADIC por crear polémicas innecesarias

PILAR CHATOSANTANDER
Cuadro del siglo XVIII de la batalla de Vargas en el que aparece la bandera blanca y roja. / DM/
Cuadro del siglo XVIII de la batalla de Vargas en el que aparece la bandera blanca y roja. / DM

¿El 'Lábaro' o la bandera blanquirroja? La pasada semana fue presentada una exposición, que recorrerá todos los ayuntamientos, sobre el origen de los símbolos regionales. Con la colaboración de la Consejería de Cultura, la muestra está organizada por ADIC (Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria), cuyos responsables han dicho de la actual enseña autonómica que su origen es «artificial, aleatorio y representa solo a la ciudad de Santander». La agrupación cantabrista considera que la gente «parece haber decidido identificarse más con el Lábaro cántabro que con la bandera actual».

Para los historiadores consultados por este periódico, la legitimidad de la actual bandera no solo viene por su aprobación por consenso en el Estatuto de Autonomía, sino por ser un distintivo que ha identificado a la provincia desde hace varios siglos.

El prehistoriador Joaquín González Echegaray no es partidario ni del cambio de bandera ni de la oportunidad de un debate en torno a ello. Insiste en que desde el punto de vista histórico, la bandera que corresponde a Cantabria es la actual porque es la que llevaban los barcos cántabros desde «tiempo inmemoriales». Insiste en que nada tiene que ver con la de la ciudad, que es blanca y azul.

Por contra, indica que el 'Lábaro' es un «tema por aclarar». Indicó que en los textos antiguos hay alguna referencia a un estandarte denominado 'cántabro'. Dos autores del siglo II, Minucio Félix y Tertuliano, hablan de un estandarte de las tropas de caballería así denominado. En el siglo IV, esa referencia aparece en el Código de Teodosio. Pero en ningún caso hay una descripción exacta de su forma, colores o símbolos. Por ello, González Echegaray opina que es «temerario», pretender reconstruir el estandarte sin más elementos de juicio. «Se puede especular pero pretender que sea el símbolo actual de Cantabria es excederse».

En este mismo sentido se pronunció José Luis Casado Soto, director del Museo Marítimo del Cantábrico y autor de varios estudios sobre banderas. Recordó que las banderas son un fenómeno reciente en la historia de la humanidad -la primera es la inglesa y data del XVII- y que en general las banderas nacionales aparecen en el XIX. Casado Soto insiste en que hay testimonios gráficos de que la bandera blanca y roja se utilizaban ya en el siglo XVIII. En 1848, se crearon las banderas de las provincias marítimas españolas. Para ello se les asignó a cada una letra del código internacional de banderas, salvo a Santander, que fue la única a la que se le permite mantener la que ya usaba. A su juicio, cualquier polémica en torno a esta cuestión se basa en una «afirmación falsa», porque no es la bandera de la ciudad. Además, asegura que el 'Lábaro' es un «invento» de la preautonomía y las asociaciones regionalistas, «no tiene 2.000 años». Alude a las tres citas a ese estandarte 'cántabro' del que se desconoce la forma y el color. A Casado Soto le causa «sorpresa» que la Consejería de Cultura a la hora de asesorarse sobre el origen de los símbolos no recurra a los profesionales de la historia, si no a asociaciones que no tienen autoridad como entidades productoras de historia.

Para Ramón Teja, catedrático de Historia Antigua y consejero de Cultura en el momento de la aprobación del Estatuto de Cantabria, la utilización de 'Lábaro' «no viene a cuento» y entrar en una 'guerra de símbolos' «no conduce a nada bueno». El catedrático recordó que la bandera blanca y roja, enseña marítima de la provincia, se adoptó por acuerdo de todas las fuerzas implicadas.

No es prioritario

Los partidos mayoritarios rechazan abrir un debate en torno a esta cuestión. El PRC indicó que respaldan todo aquello que implique la investigación sobre la historia de Cantabria, pero insisten en que no está en sus prioridades un debate en torno a esta cuestión. El secretario de Organización del PSC-PSOE, José Guerrero, indicó que para su partido no es una prioridad cambiar la bandera ni los símbolos de los que dotó a la comunidad el Estatuto de autonomía. Indicó que el PSOE se centra en cuestiones más importantes como el empleo, el bienestar social o la sanidad. En cuanto a la exposición organizada por ADIC, señaló que su partido defiende la libertad de expresión encauzada adecuadamente y cada organización puede expresar su criterio «que no tiene que ser el que más aprobación tenga de los ciudadanos».

Para el presidente del PP de Cantabria, Ignacio Diego, el PRC está cada día más en sintonía con las políticas socialistas y se dedican en Cantabria a lo mismo que en el PSOE en el resto de España: a «crear polémicas», como el caso de la Ley de Memoria Histórica, un «paralelismo» con «la absurda e innecesaria polémica que genera la iniciativa del consejero y ADIC». Diego indicó que si no tienen otra cosa mejor que hacer «que no hagan nada, pero que no nos hagan perder el tiempo».Añadió que Cantabria se dotó en su día de unos símbolos «de los que nos sentimos orgullosos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos