El PSOE acusa a la UVIB de dar información «victimista»

Rechazó las críticas a la situación económica municipal y afirmó que es mucho mejor que la dejada por el PP

N. CAVIALOS CORRALES
Campuzano. / CAVIA/
Campuzano. / CAVIA

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, José María Campuzano, acusó ayer a la Unión Vecinal Independiente de Buelna (UVIB) de informar sobre la deuda municipal heredada del anterior gobierno local (PSOE-PRC) de forma «parcial y victimista». Campuzano aseguró que la situación de las arcar municipales es ahora «mucho mejor que la que nos dejó el gobierno del PP en el año 2003 y no de bancarrota como parecen apuntar». Afirmó que la UVIB «olvidó» decir, al apuntar una deuda actual de 6,7 millones de euros, que hay cinco millones de recibos por cobrar, además de licencias urbanísticas y plusvalías.

Datos comparados

Campuzano analizó datos oficiales de situación económica en el 2003 y 2007, años de elecciones, para asegurar que «a veces los intereses políticos pueden originar informaciones sesgadas». El portavoz socialista afirmó que en 2003, año en que el pacto PP-PRC dio paso al del PSOE-PRC, la deuda por facturas pendientes de pago era de 1.300.000 euros, las inversiones pendientes de pago ascendían a 1.400.000 euros y había que afrontar la deuda del teatro, 600.000 euros. A esas cantidades se sumaban los 4,4 millones de euros de deuda a las entidades de crédito. En 2007, con la llegada del PP al gobierno municipal, Campuzano detalló que el gobierno socialista-regionalista había reducido la deuda con las entidades bancarias hasta los 2,8 millones de euros y las facturas pendientes de pago eran de 2,9 millones.

Recaudación

El portavoz socialista reconoció que el servicio de recaudación no había sido el mejor en las últimas legislaturas, razón que llevó al anterior gobierno municipal a aprobar un nuevo sistema de recaudación que evite «errores del pasado». Será la Consejería de Economía y Hacienda la que gestione ese servicio, con notables mejoras para el funcionamiento del Ayuntamiento, explicó.

Lo que no se puede hacer, dijo, es «ocultar parte de la información que se da a los vecinos, con datos tomados a mitad de ejercicio, sabiendo que aún queda una fuerte cantidad por cobrar».

«Yo no voy a pecar de optimista, pero tampoco se puede pintar una situación de bancarrota, que no es cierta», dijo Campuzano, que finalizó lamentando «la falta de experiencia de la UVIB, que parece estar haciendo el trabajo al gobierno del PP».