Toribio lamenta la falta de respuesta de la Consejería de Deportes sobre la bolera

Reiteró la imposibilidad de construirla en el lugar elegido El 31 de mayo ya se sabía que el convenio urbanístico estaba roto

N. CAVIALOS CORRALES
Mercedes Toribio, entre los miembros de su equipo de gobierno y el arquitecto municipal. / CAVIA/
Mercedes Toribio, entre los miembros de su equipo de gobierno y el arquitecto municipal. / CAVIA

Mercedes Toribio, alcaldesa de Los Corrales de Buelna, incidió ayer en rueda de prensa, en varias ocasiones, sobre la «necesidad» de una «urgente» entrevista con el consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, sobre el futuro de la bolera cubierta del municipio, y lamentó la falta de respuesta de esa Consejería ante la reiterada petición por parte del Ayuntamiento de mantener ese encuentro cuanto antes. Lo hizo acompañada de buena parte de su equipo de gobierno, del PP, y el arquitecto municipal, en el lugar donde se colocó la primera piedra, en diciembre del año pasado, de esa bolera, para demostrar, aclaró, el estado actual de las obras un año después de su adjudicación, en agosto de 2006. «Una situación tan difícil de entender como de explicar», dijo.

Mercedes Toribio hizo un repaso a lo sucedido con el proyecto desde su adjudicación, con un plazo de ejecución de 12 meses que debería haber concluido en este mes de agosto, explicó. Todo lo ocurrido desde entonces, dijo, gira en torno al convenio urbanístico firmado entre la familia propietaria del terreno y el anterior gobierno municipal, «supeditado a la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana»

Toribio explicó que ese convenio incluía una cláusula de rescisión en caso de que el PGOU no se aprobara antes del 31 de diciembre de 2006. Cláusula que incluía una indemnización de 2,1 millones de euros a favor de la familia propietaria. En diciembre del año pasado no se aprobó el PGOU y se alcanzó otro acuerdo con la propiedad del terreno para ampliar el convenio hasta abril de este año. Tampoco entonces se había aprobado aquel plan.

El 31 de mayo la familia propietaria se reúne con el equipo de gobierno anterior y le comunica que rescindirá el acuerdo de cesión del terreno al no cumplirse el acuerdo sobre el PGOU. Unos días antes, el 22 de mayo, el consejero, López Marcano, había visitado las obras para anunciar el nombre de la nueva bolera.

Tras las elecciones municipales el PP, ya en el equipo de gobierno, se vuelve a reunir con la familia propietaria, que mantiene su postura. También anuncia que renuncia a la indemnización incluida en el convenio. Ayer, Toribio tenía palabras de agradecimiento a la familia por ese gesto.

Desde entonces, aseguró, «hemos reiterado, sin éxito, nuestra petición de fijar una reunión con el consejero de Deportes», declaró la alcaldesa.

Mientras, añadió, el arquitecto municipal, redactor del proyecto inicial, ha preparado una doble solución como alternativa a la actual situación: cubrir la bolera de La Rasilla, o, la más posible, recolocar el mismo proyecto, prácticamente, en el Estadio Municipal de Deportes, junto al pabellón cubierto.