El campamento de 'Guerras Cántabras' tendrá este año una nueva ubicación

La Asociación acordó abandonar el parque Mazarrasa y trasladar el centro de la fiesta a una finca entre la calle Numancia y la Autovía

N. CAVIALOS CORRALES
La fiesta de las Guerras Cántabras reúne cada año a miles de personas en Los Corrales. / ROBERTO RUIZ/
La fiesta de las Guerras Cántabras reúne cada año a miles de personas en Los Corrales. / ROBERTO RUIZ

Las dificultades para montar el campamento cántabro-romano de la fiesta de las Guerras Cántabras en el lugar habitual, el Parque Mazarrasa, se había convertido desde hace unas semanas en uno de los principales temas de conversación entres los vecinos de Los Corrales de Buelna. Al final, a tres semanas de que se inicie la fiesta, la Asociación Guerras Cántabras, que engloba a cerca de 2.000 festeros integrados en trece tribus y otras tantas legiones ha decidido de forma definitiva abandonar la idea de instalar el campamento en esa finca, de propiedad privada, y adoptar otras vías que se habían venido barajando como alternativa válida.

El campamento se montará en la finca en la que el año pasado se instaló el circo romano, entre la calle Numancia y la Autovía de la Meseta, y el circo, ampliado para esta edición, se colocará en la finca que sirvió el año pasado como aparcamiento para visitantes, paralela a la calle Galicia. Dos fincas conectadas que permitirán seguir contando con un magnífico entorno para el desarrollo de una fiesta declarada de interés turístico regional.

Normalidad

El cambio de ubicación se comunicó oficialmente a última hora del viernes en una reunión general de los representantes de tribus y legiones. Y tal vez por esperada, la noticia no causó ningún malestar. Se dará otra forma a la colocación de tiendas romanas, templos, cabañas e instalaciones cántabras, y se intentará que ese sea el único elemento diferenciador respecto a las celebraciones anteriores.

No se podía esperar más. Esa fue una de las razones de la decisión de Aguecan. La falta de un acuerdo con la propiedad de la finca Mazarrasa, parque que había visto nacer y crecer el campamento, obligó a la dirección de la asociación a tomar una decisión que fue avalada el viernes por todos los representantes de tribus y legiones, así como por el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, que ya ha dado su visto bueno al cambio de ubicación acordado en la reunión.