Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Opinión

CARTAS AL DIRECTOR
El legado del delegado

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Señor director:

Lo lamento, señor Rajoy, pero no me pida que me sienta orgulloso de ser español. No veo ningún motivo para ello. Yo me siento orgulloso de unas cuantas personas sin las cuales no sabría vivir; me siento orgulloso de las películas de John Ford, de la voz de Pavarotti, de frecuentar a Flaubert, Proust, Vargas Llosa y Francisco Umbral; me siento orgulloso de países como Francia e Inglaterra, que tienen perfectamente claro quiénes son, pero cómo sentirme orgulloso de pertenecer a un país donde el presidente del Gobierno es un hombre que, en mis ya lejanos tiempos de estudiante, lo hubiese tenido complicado como candidato a Delegado de curso; que dice no distinguir entre nación y nacionalidad; que trata a un filoetarra, si no etarra relapso, de «hombre de paz»; que supedita el cumplimiento de la ley a sus intereses políticos; que pone en marcha la Memoria Histórica -como si la Historia, que no tiene alma, pudiese tener memoria- en un intento suicida y sectario de que todos recordemos tal y como él dice recordar, y como si no supiésemos que "la memoria es un espejo cóncavo que deforma el pasado y nos hace confundir nuestros deseos con la realidad"; que ante una fundamentada advertencia de recesión económica, y a seis meses de las elecciones, tira la caja -he escrito caja- por la ventana, desbordando optimismo y talante.

Cómo sacar pecho cuando vemos que la política exterior es de patio de colegio, o que la enseñanza ha sido desposeída de esfuerzo, disciplina y nervio; cuando se puede uno encamar con los de ERC, incluso formar pareja de hecho con una farola, pero está mal visto simpatizar con el PP o negarse a arriar la bandera constitucional ante las banderitas cantonales... Ahora nos intentarán revender al señor Zapatero no como ZP, pues ya pasó la moda JFK, sino como un gran hombre de Estado, pues manda la moda Sarko, y volverán a ganar, don Mariano, no lo dude, pues hay una amplia cuota de mercado que sigue demandando el, consumo. de humo, además de una generosa red de medios y tertulianos ansiosos por comunicar la buena nueva.

Déjelo, señor Rajoy; no es humano vivir en jaula de grillos, ni cívico hacerlo en un país imposible. Su partido ha sido estigmatizado -y con él el cuarenta por ciento del censo electoral- desde el Gobierno y sus alrededores.

Los que desde 1982, y hagan lo que hagan, poseen una bula especial lo han dejado meridiánamente claro: ustedes son la extrema derecha, la España casposa y retrógrada. Punto final.

En este 12 de Octubre, fiesta Nacional de un país inauditamente arrodillado ante la crecida aldea, yo le invito, don Mariano, a dedicarse a lo que merece verdaderamente la pena: la vida privada, lo demás déjelo en manos de la patulea de vulgares políticos que nos azota, y hasta "el minuto inolvidable y cierto", por ver si son capaces de preñarlo de sesenta segundos que les lleven a su miserable gloria. O sea.

DNI: 13.675.595

Vocento
SarenetRSS