El Chacraraju, un nevado de riesgo mortal

Fue la muerte la que precisamente acabó con la aventura de los dos montañeros españoles que esta semana intentaron ascender esa montaña de nieves perpetuas por una nueva vía

EFELIMA

Con una altura de 6.112 metros de altura, el nevado Chacraraju se presenta ante los montañeros de elite de todo el mundo como una de las cumbres más difíciles de la Cordillera Blanca peruana en la que el riesgo de muerte puede ser total.

Fue la muerte la que precisamente acabó con la aventura de los dos montañeros españoles que esta semana intentaron ascender esa montaña de nieves perpetuas por una nueva vía. Según explica David Lazo, guía de montaña en Ancash, la región donde se encuentra el Chacraraju, los montañeros fallecidos intentaban ascender por una vía que durante años se les resistió a otros especialistas y que implica "más riesgo de muerte".

César Vargas, de la Asociación de Guías de Montaña de Perú, recuerda la expedición de un grupo de japoneses que hace veinte años ya intentó completar sin éxito esta ruta de nivel "técnico", que discurre por una pared de más de mil metros por el lado oeste del nevado.

Para llevar a cabo una nueva incursión por la parte oeste, la más difícil de la montaña, los alpinistas deben tomarse entre siete y diez días para estudiar el glaciar y evitar así las avalanchas, asegurA Lazo. Las recomendaciones pasan por recabar buena información de la zona, contar con los días suficientes para aclimatarse y escalar, estudiar el terreno desde los campamentos base, así como estar al tanto del clima y los deshielos. En este lugar de la Cordillera, situado a unos 385 kilómetros al norte de Lima, los españoles fallecidos no eran primerizos en eso de escalar montañas difíciles.

Cuna del alpinismo

Llevaban varios meses en Huaraz, la cuna del alpinismo en Perú, donde la temporada alta para ascender hasta los impresionantes glaciares dura de junio a septiembre, cuando remiten las lluvias. En ese tiempo, la ciudad recibe la afluencia de turistas nacionales y extranjeros de todo tipo, desde aficionados a profesionales, estos últimos en busca de los límites de la naturaleza.

El especialista en Turismo Pablo Romo, que trabaja en el parque nacional de Huascarán, donde se encuentra el Chacraraju, señala que en 2009 un total de 13.200 personas accedieron al parque para practicar deportes de aventura. Por 65 soles al mes (23 dólares), los aventureros pueden elegir nevados de varios niveles y están obligados a ir acompañados por un guía de montaña, salvo las personas experimentadas y que pueden presentar una acreditación, quienes pueden entrar libremente, indica.

De todos los nevados, el Chacraraju es uno de los que presenta mayor nivel de dificultad, puesto que sus numerosas avalanchas lo convierten en uno de los más mortíferos. Ante la posibilidad de sufrir un accidente, señala Romo, es habitual que los turistas extranjeros (de habla inglesa, franceses, israelíes y españoles, en su mayoría) lleguen provistos de un seguro que garantice su atención.

Escalar de noche

Para Lazo, en cualquier caso, los montañeros más preparados deberían contratar igualmente los servicios de un guía local que esté a su nivel y conozca el terreno porque, dice, las montañas de la Cordillera Blanca son peculiares, diferentes a las de Europa. Este guía de la ciudad de Huaraz acaba de descender un nevado durante varios días y comenta las ventajas de escalar de noche, tal y como hacían los dos montañeros españoles muertos en el intento.

"Normalmente hay que salir entonces para aprovechar la solidez del hielo, ya que por el día los rayos solares calientan las paredes y los canales de hielo en la montaña, y el riesgo aumenta", destaca. Por unos motivos u otros, los datos de Turismo del parque nacional dan cuenta de que tener una mala experiencia en las alturas está a la orden del día en esta zona.

Desde marzo, se han registrado casos como los de un turista portugués que se fracturó el tobillo, un francés que se perdió en un nevado, un estadounidense que murió cuando descendía en esquís por el hielo o unos alemanes que sufrieron una avalancha en el Huascarán, la cima más alta de Perú. El pasado lunes, sin ir más lejos, dos colombianos fueron rescatados después de sufrir una caída, días antes de que se encontraran los cadáveres de los montañeros españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos