Unos 3.000 jordanos se manifiestan en el centro de Amán para pedir cambios políticos y más libertades

Portaban pancartas sobre una amplia gama de quejas, que van desde los altos precios de los alimentos que originaron las protestas, la reclamación de unas elecciones libres hasta la renuncia del Gobierno liderado por el primer ministro, Samir Rifai

REUTERSAMÁN

Unos 3.000 jordanos se han manifestado este viernes en el centro de Amán para reclamar cambios políticos y más libertades públicas en Jordania. Los miles de manifestantes se han reunido en el centro de la capital jornada con proclamas como 'Queremos cambios'.

Los manifestantes han portado pancartas y han entonado cánticos sobre un amplia gama de quejas, que van desde los altos precios de los alimentos que originaron las protestas, la reclamación de unas elecciones libres hasta la renuncia del Gobierno liderado por el primer ministro, Samir Rifai, y que haya un Parlamento representativo. La manifestación, tras el rezo del viernes, ha sido convocada por el Frente de Acción Islámico, el brazo político de los Hermanos Musulmanes, que es la única oposición efectiva y la mayor fuerza política frente al Gobierno y que incluye miembros de partidos de izquierdas y sindicatos.

Las movilizaciones en Jordania, al igual que en otros países árabes, están inspiradas en las manifestaciones de Túnez, que consiguieron acabar con el régimen liderado por Zine el Abidine Ben Alí el pasado 14 de enero. "Tras Túnez, las naciones árabes han fundado su camino hacia la libertad y la dignidad", ha dicho Zaki Bani Rusheid, un líder político islamista. En toda Jordania ha habido manifestaciones para reclamar la derogación de las reformas de libre mercado, a las que los ciudadanos culpan de la ampliación de las diferencias entre pobres y ricos.

Jordania está luchando contra las mayores pérdidas económicas en décadas. El Gobierno ha anunciado medidas para reducir los precios de productos de primera necesidad, crear empleo y aumentar los salarios de los funcionarios. Los manifestantes mantienen que esas inciativas no son suficientes.

El Rey Abdulá pidió "apertura, franqueza y diálogo"

El Rey Abdulá emplazó ayer a los parlamentarios a hacer más para aliviar la difícil situación de los jordanos y les reclamó que aceleren la puesta en marcha de reformas políticas. "Apertura, franqueza y diálogo sobre todos los temas. Ese es el camino para reforzar la confianza entre el pueblo y las instituciones gubernamentales", ha dicho, en un comunicado, el monarca, que ha animado a los parlamentarios mostrar "todo ante el pueblo". "No hay nada por lo que preocuparse", ha añadido.

Abdulá ha solicitado a los 120 parlamentarios jordanos que modifiquen la Ley electoral, criticada por minusvalorar la representación de las ciudades frente a las áreas tribales menos pobladas, para conseguir una asamblea más representativa. De acuerdo con la Constitución, la mayoría de los poderes recaen en el Rey Abdulá, que designa al Gobierno, aprueba la legislación y que puede disolver el Parlamento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos