El BCE no activa las compras

El selectivo cae un 0,12% tras las dudas generadas por la desviación del déficit público

CRISTINA VALLEJOMADRID
Interior de la Bolsa de Madrid. / Juanjo Guillén (Efe)/
Interior de la Bolsa de Madrid. / Juanjo Guillén (Efe)

Standard & Poor's rebajó a Grecia hasta el nivel de 'impago selectivo' tras el cierre de Wall Street el lunes. Es la primera vez que sucede algo así en la historia del euro. José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, se pregunta: "¿Será un caso aislado?". Y responde: "No lo creo". Además, al cierre de los mercados europeos del martes, el ministro de Economía y Competitividad, Cristóbal Montoro, informaba de que el déficit de las Administraciones Públicas cerraba el año 2011 en el 8,51%, es decir, más de un 2% por encima de lo previsto. Aunque ya parece que el Gobierno está negociando con Bruselas establecer un nuevo objetivo de déficit, lo que puede ayudar a que la recesión en España sea menos severa. De hecho, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, avanzó que el Eurogrupo debatirá sobre la relajación de las metas. En el mercado de deuda, la publicación del déficit español sí tuvo un efecto, aunque no especialmente negativo: el interés del bono español a diez años subió el 5,01% hasta el 5,03%. La prima de riesgo subió de los 318 hasta los 323 puntos básicos, pero en parte también por el hecho de que el interés de los bonos alemanes bajó hasta el 1,79%, un nivel que no veía desde finales del mes de enero.

Pero, aun con eso, la prima de riesgo de Italia bajó desde los 359 hasta los 355 puntos básicos. El interés del bono a diez años bajó desde el 5,42% hasta el 5,35%. Italia volvió a realizar una emisión de deuda, que se saldó con otro éxito. El Tesoro del país logró colocar 6.250 millones de euros, el máximo previsto, en sendas subastas de bonos con vencimiento a cinco y a diez años, en las que redujo la rentabilidad ofrecida hasta mínimos desde mayo y agosto de 2011, respectivamente.

Las malas noticias del día no se limitaron a las que ya venían de la jornada anterior. También hubo unas cuantas que se colaron durante la sesión. Una de ellas, como consecuencia de la rebaja del rating de Grecia. Y es que el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo comunicó su decisión de suspender temporalmente la aceptación de instrumentos negociables de renta fija emitidos o totalmente garantizados por Grecia para su aceptación como activos de garantía en las operaciones de política monetaria del Eurosistema. Es decir, el Banco Central Europeo no aceptará mañana bonos griegos como colateral en la subasta de liquidez a tres años. Pero será algo temporal: a mediados de marzo, cuando se haya realizado todo el plan de rescate de Grecia, volverán a ser aceptados.

Tampoco sentó bien la noticia de que Irlanda someterá a referéndum el acuerdo fiscal aprobado en octubre del año pasado en la zona euro. El primer ministro considera que es en interés de Irlanda que se apruebe. Martínez Campuzano reflexiona: ¿Podría mantenerse Irlanda en el euro si rechaza el acuerdo fiscal? Es una cuestión que debe ser resuelta desde el punto de vista legal.

Desde el punto de vista macroeconómico, datos de inflación en Alemania, que subió un 2,3% en febrero según el dato preliminar, dos décimas más de lo esperado por los analistas. Pero la confianza económica en la zona euro mejoró más de lo esperado.

En Estados Unidos, malas noticias. Y con impacto negativo en los mercados. Porque, a las dos y media de la tarde, cuando se publicaron los pedidos de bienes duraderos, los índices sufrieron un impacto a la baja. No era para menos: los pedidos de bienes duraderos cayeron un 4% en enero, cuando los analistas esperaban un descenso del 1%. Tampoco hubo buenas noticias del mercado inmobiliario: de acuerdo con el índice Case-Shiller, el precio de la vivienda cayó un 4,03% en el cuarto trimestre del año, por debajo del 4,30% que esperaban los analistas, aunque en las veinte principales capitales estadounidenses el descenso interanual en diciembre fue de un 3,99%, más del 3,65% que esperaba el mercado.

No fueron buenas noticias. Aunque los índices volvieron a remontar una vez que se publicó el índice de confianza del consumidor americano, que subió de los 61,5 puntos hasta los 70,8 cuando se esperaba que se situara en los 63 puntos. Además, el índice manufacturero de la Fed de Richmond subió de los 12 a los 20 puntos, cuando se anticipaba que se quedara en los 14 puntos.

Los mejor parados

El Ibex-35, que marcaba mínimos en el entorno de los 8.460 puntos, con la publicación del índice de confianza del consumidor americano, fue capaz de recuperar el nivel de los 8.500 puntos, para dar un último cambio en los 8.526,70 puntos, lo que supone un descenso del 0,12%. El índice español fue el peor de los grandes europeos, con permiso del irlandés y, sobre todo, del griego, que cayó casi un 4%.

El Ftse Mib de Milán y el Ftse 100 británico subieron algo más de un 0,2%, el Cac 40 francés, un 0,36%, el Dax alemán, un 0,56% y el PSI-20 de Lisboa, un 0,82%.

En el selectivo español, Abengoa lideró los avances con una fuerte revalorización del 7,26%. Presentó sus cuentas al cierre de la sesión del lunes y sus cuentas entusiasmaron a los inversores. Otro caso parecido lo protagonizó Dia, que registró una revalorización del 6,26% tras hacer públicos sus resultados.

También gustaron (aunque no tanto) los resultados de Red Eléctrica, que subió un 1,44%. Acerinox, que presentaba sus cuentas al cierre, ganaba un 1,32%. Grifols, que también rindió cuentas al mercado, cerró la sesión prácticamente plana. Los que menos gustaron fueron los de FCC, que retrocedió un 1,41%. Entre los más rentables, pero no por sus resultados, Mediaset, que subió un 3,50%. OHL, por su parte, avanzó un 1,50%. ArcelorMittal, Red Eléctrica y Mapfre subieron más de un punto porcentual.

En el otro lado de la tabla, dos bancos y dos compañías que se están viendo fuertemente castigadas en las últimas sesiones. Bankinter y el Sabadell cayeron un 4,61% y un 3,33%, respectivamente. Gamesa e Indra se dejaron un 4,41% y un 2,98%, respectivamente.

En general, todos los bancos terminaron la sesión con descensos: CaixaBank y el Popular retrocedieron más de un 1%, mientras que BBVA y el Santander se dejaron un 0,13% y un 0,02%, respectivamente. No cotizó al alza a la subasta de liquidez del Banco Central Europeo que tendrá lugar hoy. En la anterior, de los casi 500.000 millones de euros que emitió el BCE, una cuarta parte vino a las entidades españolas.

La clave mañana puede estar en el dinero que pidan los bancos, porque no se sabe si cotizará al alza o a la baja que pidan más o menos de lo previsto. Por un lado, puede cotizar al alza que pidan más de lo esperado, porque implicará que habrá más dinero en circulación, aunque también puede implicar que las entidades están peor de lo que pensamos.

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar se situaba en 1,345 unidades. En el mercado de materias primas, caídas del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, se cambiaba por algo más de 123 dólares, cuando ha llegado a cotizar cerca de los 127. En Estados Unidos, el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, cotizaba en los 108 dólares, cuando ha llegado a rozar los 110 dólares.