El 70% de las familias creen que la economía no mejorará en 2013

Un 64% cree que los hijos vivirán peor que sus padres y piden al Gobierno medidas de conciliación laboral

D. VALERAMADRID

Las familias están soportando el mayor peso de la crisis. Así resumió María José Olesti, vicepresidenta del instituto de estudios para la familia 'The Family Watch', el barómetro presentado por su institución este lunes. Pesimismo y resignación describen el ánimo de los hogares españoles ante la crisis económica. Una mala perspectiva que se une a las históricas reivindicaciones a la administración de legislar en favor de la conciliación laboral y familiar.

La familia sigue siendo la institución más valorada, explicó Olesti, quien recordó la importancia de esta institución para mantener la cohesión social en unas circunstancias tan críticas. Sin embargo, el panorama es muy negativo y pesimista. De hecho, para un 90,5% de los encuestados la situación económica es peor que hace un año. Además, las perspectivas para el futuro no son nada halagüeñas ya que hasta un 69,7% creen que la situación será peor o igual dentro de un año. Esto se traduce en la idea de que los jóvenes vivirán peor que sus padres. Una percepción que tienen el 64,2% de los encuestados.

Las familias se han sentido decepcionadas al ver que el nuevo Gobierno no ha cambiado las políticas en este sentido, aseguró Olesti. Así, los encuestados piden más medidas para conciliar la vida laboral y familiar. Un 91% apuestan por la apertura de guarderías en los centros de trabajo, seguida de las jornadas de trabajo continuo en lugar de partida (87,8%) o facilitar el trabajo desde casa (82%).

La difícil situación económica ha provocado un proceso de desemancipación, es decir, que regrese al hogar un miembro ya emancipado. Aunque suele tratarse de jóvenes que vuelven a casa de sus padres, también es común el retorno de los abuelos a la unidad familiar tras no poder hacer frente al pago de la residencia. En un 10% de los hogares vive alguna persona dependiente y en un 75% de esos casos, los familiares no cuentan con ninguna ayuda de la administración.

La pregunta clave es hasta cuándo pueden resistir las familias esta situación. Pueden aguantar mucho, reconoció Ignacio Socias, director general de la asociación. En su opinión, la red de solidaridad que otorga la familia es la causa de que todavía no se produzca un estallido social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos