Mas: «Suárez se enfrentó a los problemas, no dejó que fueran pasando»

El féretro de Suárez, a su llegada al Congreso. / Susana Vera (Reuters)/
El féretro de Suárez, a su llegada al Congreso. / Susana Vera (Reuters)

El líder de Unió argumenta que sus valores son necesarios hoy para hacer frente a los problemas políticos, sociales y también territoriales del país

PAULA DE LAS HERAS MADRID

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha aprovechado su paso por la capilla ardiente en la que se velan los restos de Adolfo Suárez para lanzar un mensaje claramente dirigido a Mariano Rajoy. En unos días en los que toda la clase política, con independencia de su ideología, ensalza la figura del hombre que dirigió la desarticulación del régimen franquista para dar paso a la democracia, Mas ha elogiado su capacidad de ofrecer "a grandes retos, grandes soluciones". "El presidente Suárez -ha dicho- nunca miró para otro lado, miró de cara. Se enfrentó a los problemas, no dejó que simplemente fueran pasando".

El líder nacionalista ha recordado cómo el primer presidente de la democracia reconoció la singularidad de Cataluña antes incluso de la aprobación de la Constitución, y cómo impulsó el regreso del presidente de la Generalitat en el exilio, Joan Tarradellas -nombrado presdidente del Gobierno preautonómico de coalición en 1977- , junto con el Rey Juan Carlos. Así, ha puesto en valor su "gran visión", su "gran sentido de Estado" y una "audacia, coraje político y generosidad" que en estos momentos, ha argumentado, "se echan algo a faltar".

Mas, que ha considerado oportuno suspender la agenda prevista para hoy en Barcelona, no ha conincidido en el Congreso de los diputados con Mariano Rajoy. El presidente de la Generalitat ha llegado en torno a las dos de la tarde, mientras que el presidente del Gobierno ha presentado sus respetos a la familia del exjefe del Ejecutivo a primera hora de la mañana. Pero el gobernante catalán ha restado importancia a este hecho. "Coincidir o no con Rajoy no era lo fundamental", ha alegado.

Por su parte, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha reclamado del Gobierno el mismo "coraje" y "diálogo" que siempre mostró Adolfo Suárez durante la etapa en la que le correspondió dirigir España. El líder de Unió ha argumentado que esos valores son necesarios hoy para hacer frente a los problemas políticos, sociales y también territoriales del país.

En una breve declaración a la salida de la capilla ardiente, Duran ha eludido referirse de forma más expresa al conflicto político generado por el aumento de la pulsión independentista en Cataluña, pero ha insistido en que la búsqueda del consenso sigue siendo necesaria. "Y consenso significa -ha dicho- cesión por parte de todos para buscar el bien común". El portavoz de CiU ha sido solo uno de los muchos dirigentes que se han acercado a visitar la capilla ardiente de Suárez. También ha pasado por allí el portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz, quien ha destacado que el exmandatario hizo del "diálogo, el consenso y el acuerdo" los ejes de su acción política", unos valores que hoy día "se echan en falta" en el debate político.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que ha acudido acompañada por su marido, el expresidente del Gobierno José María Aznar, ha apuntado que trabajará para conseguir que el aeropuerto de la capital lleve el nombre de Suárez. "Hoy es un día triste para Madrid pero, al mismo tiempo que es triste, es bueno para la historia porque es bueno reconocer a las personas que han sido fundamentales en la historia de España", ha dicho a su salidad de la capilla ardiente. A su juicio, hay "mucha gente joven" que ignora que "Adolfo Suárez , junto con el Rey y con un gran apoyo de los españoles, trajo la democracia a España", y la sociedad debe ser capaz de construir la historia "con las obras que han merecido la pena". "Y desde luego -ha añadido- la obra política de Adolfo Suárez lo ha merecido".

Entre quienes han pasado también por el Congreso figura el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quien ha destacado el esfuerzo de Suárez para que en este momento haya en España una democracia consolidada.

Por su parte, el extremeño José Antonio Monago ha manifestado que quería agradecer a la familia el legado de Suárez , un "legado de democracia, concordia y valores que en un momento cono el actual hay que sacarles brillo y valorarlo".

Poco después, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha comentado que fue "un gran hombre de Estado" y "un gran patriota con un gran amor a España", que fue "capaz de liderar la Transición, de cumplir el encargo que le había hecho Su Majestad el Rey y, sobre todo, de sacrificar intereses de partido y de grupo por el bien de los españoles".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos