Fallece un excursionista de 77 años durante una ruta en el puerto de Lunada

Miembros del 112, junto al cadáver del hombre. /112
Miembros del 112, junto al cadáver del hombre. / 112

El hombre, vecino de Santander, se separó un momento del grupo y cuando sus compañeros se percataron avisaron al 112 | Dos horas después fue localizado en un terraplén cerca del inicio

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Un hombre de 77 años y vecino de Santander falleció este domingo cuando realizaba una ruta de montaña con sus compañeros de la asociación deportiva Curavacas de la capital en la zona del portillo de Lunada. El servicio de Emergencias 112 Cantabria confirmó que el cuerpo de la víctima fue localizado tendido en un terraplén cerca del punto de la salida de la ruta.

Según relató uno de los miembros de la excursión a la Federación Cántabra de Montaña, el fallecido pudo separarse del grupo durante unos minutos sin que nadie se percatara. En un momento concreto, notaron su ausencia y fue entonces cuando avisaron a la central del 112. La búsqueda se prolongó durante más de dos horas y en ella participaron los bomberos autonómicos del parque de Villacarriedo, el personal de la Dirección General del Medio Natural y seis miembros del grupo de senderistas. Fueron precisamente estos últimos los que hallaron el cuerpo de su compañero alrededor de las 15.25 horas.

Aunque al inicio de la caminata el lugar se encontraba con una densa niebla, una circunstancia que pudo provocar la desaparición del excursionista, la víctima era una persona muy experimentada y que «andaba muy bien a pesar de su edad». Por las circunstancias en las que se produjeron los hechos y por las características del terreno, los testigos piensan que es poco probable que su compañero se despeñara. Más bien que pudo tener un desvanecimiento, aunque ninguno de los extremos está confirmado.

Gran conmoción

El presidente de la Federación Cántabra de Montaña y Escalada, Javier Tezanos, señaló este domingo a este periódico que la noticia del fallecimiento de este hombre ha causado una gran conmoción entre los aficionados de la comunidad autónoma. «Es un palo muy grande. Hay que darse cuenta que nos conocemos todos. Varias veces al año nos juntamos, estamos muy en contacto y es muy común que varios clubes o asociaciones deportivas hagan rutas de forma conjunta», explicó. Tezanos también detalló que tanto la víctima como su mujer eran personas muy aficionadas a la montaña. De hecho, mantenía en vigor su licencia federativa.

El grupo había salido de Santander en autobús a primera hora y se disponía a completar la ruta que va del portillo de Lunada hasta los Collados del Asón. Se trata de una excursión de cerca de 12 kilómetros con zonas de cierto desnivel, pero descendente, «apta para casi todos los caminantes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos