Un hombre se cae desde diez metros en la vía ferrata de Socueva y se rompe el fémur

112

El accidentado, de 39 años, iba en compañía de dos personas más que trataban de salir de la instalación «por un atajo» al sorprenderles la noche

Rafa Torre Poo
RAFA TORRE POOSantander

Un hombre de 39 años de edad vecino de Bilbao se encuentra ingresado en la Unidad de Politraumatismos de Valdecilla «con pronóstico reservado» tras caerse el lunes por la noche de una altura de diez metros en la vía ferrata de Socueva, en la localidad de Arredondo. Junto a él también tuvo que ser rescatada una mujer de 35 años vecina de Guipuzcoa, que se quedó enriscada en un saliente de la pared a veinte metros de altura. Resultó ilesa aunque mostraba signos de agotamiento. El grupo lo completaba una tercera persona que les esperaba en el aparcamiento de acceso a la instalación, tras haber completado el recorrido, que fue quien avisó al 112. «Los tres se encontraban realizando la conocida vía ferrata cuando se les hizo de noche y decidieron abortarla por un atajo», ha relatado a este periódico Protección Civil de Arredondo.

El herido está a la espera de ser operado por una fractura en el fémur derecho. El Centro de Gestión de Emergencias del 112 fue alertado minutos después de la una y media de la madrugada. La operación se prolongó hasta las siete de la mañana. Al lugar se trasladaron un técnico de intervención de Protección Civil y un médico del Gobierno regional, bomberos de Laredo, el Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña de Potes (GREIM) de la Guardia Civil, la agrupación de Protección Civil de Arredondo y servicios sanitarios del 061.

Fueron los bomberos del parque pejino los primeros en llegar a la zona. Accedieron hasta el lugar donde se encontraba el herido y le trasladaron en camilla para que pudiera ser atendido por médicos del servicio de urgencias (SUAP) de Ramales. Posteriormente, fue trasladado a la Unidad de Politrauma de Valdecilla por una ambulacia de Soporte Vital Avanzado del 061.

Rescate a oscuras

Ante la dificultad técnica que exigía el rescate de la mujer -que se tuvo que realizar casi a oscuras, en plena noche-, se activó un dispositivo en el que se decidió la creación de dos grupos de aproximación. El primero fue de escalada, desde la base de la pared en la que se encontraba la montañera, compuesto por agentes del Greim de Potes y bomberos del 112 Cantabria. El segundo, que descendió desde la parte superior de la pared, estuvo formado por un técnico y un médico del Gobierno regional.

Un miembro del Greim consigue evacuar a la mujer que estaba enriscada en un saliente a veinte metros de altura.
Un miembro del Greim consigue evacuar a la mujer que estaba enriscada en un saliente a veinte metros de altura. / OPC

Tras varias horas de trabajo sin apenas luz, finalmente sobre las siete de la mañana el grupo escalador consiguió llegar hasta la repisa donde se encontraba la mujer. Los miembros del Greim realizaron una escalada directa utilizando el tramo ya equipado por los bomberos. Tras instalar varios anclajes en la roca, la montañera fue descendida en un porteo con un miembro del equipo de la Guardia Civil. Una vez en el suelo, la acompañaron hasta el lugar donde se encontraba su vehículo particular.

Tras el análisis de la intervención, los diferentes equipos intervinientes han reconocido que «se ha tratado de una operación complicada no exenta de riesgos», que ha exigido una «perfecta coordinación entre todos los grupos participantes».

Segundo rescate nocturno en cuatro días

El de esta noche en Arredondo es el segundo rescate nocturno en los últimos cuatro días en una vía ferrata. El pasado viernes efectivos del Greim de Potes rescataron a un montañero madrileño de 54 años en la instalación de La Hermida con diversas contusiones leves por varias caídas. El accidentado, en este caso, se encontraba solo y desorientado en una canal del último tramo de la vía. No hallaba el camino de regreso al coche tras haber caído la noche. Además, la visibilidad era muy reducida debido a las tormentas.

El montañero compartió con la Guardia Civil su ubicación gracias a un sistema GPS. Sobre las 22.20 horas, los rescatadores le encontraron en las cercanías de la Cueva Ciloña y le acompañaron hasta la localidad de La Hermida, donde le esperaba su mujer. No fue necesario su traslado a un centro médico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos