Anievas se adapta a su salida de la Mancomunidad de Iguña

Anievas se adapta a su salida de la Mancomunidad de Iguña

Asume la gestión de la recogida de residuos, adapta sus presupuestos y revisará su contribución al colegio de Primaria

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

El Ayuntamiento de Anievas comienza a adaptarse a su nueva situación, fuera ya de la Mancomunidad de Iguña, a la que había pertenecido desde marzo de 2003. Si hace unos días aprobaba unos presupuestos en los que ya no figuraba la partida que abonaba a esa unión de municipios, ahora ha aprobado la nueva regulación del servicio público de recogida de residuos, una de las competencias que desarrollaba esa mancomunidad en Iguña y Anievas hasta el último día del año pasado. También se librará de abonar los gastos de gestión y mantenimiento de tres piscinas, las tres fuera de Anievas, y tendrá que acoplar su participación en los del colegio público Torres Quevedo de La Serna de Iguña, el que corresponde a Anievas, y el pabellón polideportivo anexo a ese colegio.

No había muchas más competencias que compartiera en la mancomunidad que abandonó en enero. Aunque lo cierto es que uno de los motivos de su salida fue, precisamente, que desde Anievas se querían más competencias para que la mancomunidad resultara rentable para el valle, algo que no sucedía, como explicó más de una vez el alcalde, Agustín Pernía.

A finales del pasado año detallaba que Anievas aportaba 16.000 euros a la mancomunidad «y lo único que percibimos son bonos para piscinas que no tenemos». Respecto al colegio, ahora colaborará porcentualmente a los niños que mande al centro y al pabellón polideportivo, «cada vez menos». En cuanto a la recogida de residuos, aportaba 11.000 euros, de los que ahora se ahorrará buena parte si se tiene en cuenta el nuevo coste y la recaudación del impuesto, que quedará en manos municipales. Tanto es así que está convencido de que ahora ofrecerá un mejor servicio y menos gravoso para las arcas públicas.

Lo cierto es que la salida de la mancomunidad obligó al Ayuntamiento a preparar ya a finales del pasado año una nueva Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa por Recogida Domiciliaria de Basura y Residuos Sólidos Urbanos, aprobada a finales de junio de forma definitiva. En cuanto al coste, el precio por vivienda familiar al año será de 116,84 euros, para bares y cafeterías 229,13 euros y para hoteles, fondas, residencias, restaurantes, casas rurales y similares 243,17 euros.