Belén Iglesias, concejala de Reocín, dimite por «acoso moral» de sus compañeros del PSOE

Belén Iglesias muestra su carta de renuncia y otros documentos relacionados con el caso. :/Sara Torre
Belén Iglesias muestra su carta de renuncia y otros documentos relacionados con el caso. : / Sara Torre

La edil, que se encuentra en tratamiento psicológico, fue despojada de sus competencias y de su sueldo hace tres meses

Sara Torre
SARA TORREReocín

La concejala socialista del Ayuntamiento de Reocín Belén Iglesias renunciará hoy a su acta por el «acoso moral» que asegura haber estado recibiendo «durante años» por parte de sus compañeros de partido Mario Iglesias y Julio Ruiz de Salazar. Emocionada, la concejala muestra lo que ha escrito en la carta que entregará hoy en el Ayuntamiento, un lugar que evita desde hace varios meses.

En noviembre del año pasado, su grupo, que gobierna en el municipio junto al PRC, decidió despojarla de sus funciones alegando una «pérdida de confianza» en ella tras sus «reiteradas acusaciones falsas en las redes sociales en contra de compañeros de partido». Esta decisión fue consecuencia, como afirmaron en su momento y reiteran sus hasta ahora compañeros, de un acuerdo unánime aprobado por la Comisión Ejecutiva Local de PSOE de Reocín, ratificado posteriormente por el grupo municipal, que también acordó que las competencias en Educación y Festejos que ostentaba pasaran a ser gestionadas por Ruiz de Salazar, quien pasaría de cobrar 12.000 euros brutos anuales a percibir 19.000, mientras ella, que hasta ahora percibía 12.000, no recibiría nada.

Leer más

La edil, que hasta el momento no se había manifestado, destaca que había sido elegida libremente con los votos de los vecinos. «Es un fraude para los vecinos y una humillación para mí, no tiene ningún sentido quitarle a un concejal la posibilidad de hacer su trabajo cuando somos elegidos para trabajar y, aún más, cuando mi trabajo era inmejorable y estaba reconocido y aprobado por los vecinos», apunta.

«Haberme despojado de mis funciones es un fraude para los vecinos y una humillación para mí» Belén Iglesias Concejala del PSOE

«Iba por libre, mientras que la había nombrado un partido y ella lo representaba» Mario Iglesias Portavoz del PSOE

«Reconozco que Belén Iglesias ha realizado un buen trabajo durante este tiempo» Pablo Diestro Alcalde de Reocín (PRC)

«He sido acusada, juzgada y condenada y nadie se ha interesado y me ha dado la oportunidad de hablar y contrastar mi versión; mi reputación y dignidad han sido manchadas sin haber podido defenderme», añade.

«Trabajo fructífero»

Belén Iglesias opina que «el ser una persona con principios, personalidad, creatividad, empatía y compromiso» ha sido lo que ha hecho que su trabajo como concejala haya sido fructífero y reconocido muchas veces en público. «Y también motivo de envidia por parte de estos compañeros para humillarme, ridiculizarme, mentirme, controlar mis redes sociales y mermar mi persona en lo político y en lo personal», dice.

Además, en su escrito, la concejala considera al alcalde, Pablo Diestro (PRC), «cómplice de los acosadores, al haberse puesto de perfil en un tema tan grave como es el acoso moral» y haberle retirado las competencias.

«A sabiendas de mi diagnóstico médico y a tres días de unas primarias municipales que podían haber cambiado la situación que estaba sufriendo, antepuso su sillón de alcalde y un pacto político», critica.

De hecho, Diestro se ampara en el pacto que tiene con el PSOE, que le obliga, dice, «a respetar sus decisiones en los cambios que crean oportunos porque el partido tiene libertad absoluta para designar a quien considere». Y dice que recibió una solicitud formal del comité local junto al grupo socialista de Reocín que pasó a tramitar, independientemente de su opinión. En cualquier caso, «reconozco que ella ha realizado un buen trabajo durante todo este tiempo», valora el regidor.

En esto coincide con Ruiz de Salazar, quien también ensalza que «tiene capacidad de trabajo y creatividad», pero critica que «no atiende a las directrices del partido y se mete en concejalías que no son suyas». Además, la acusa de haber detraído para proyectos de sus áreas, dinero de las partidas que le competen a él. Explica además que los problemas empezaron en la primera celebración de las fiestas de San Miguel con el gobierno actual, cuando dice que tuvo que «pedir perdón en su nombre a miles de personas» por un problema relativo a los festejos.

«Múltiples conflictos»

A partir de entonces, la acusa de haber tenido «múltiples conflictos con asociaciones y vecinos del municipio» y señala que tanto a él como a su compañero Iglesias, los tiene bloqueados en las redes sociales.

Sobre el trasvase de competencias que él asumió pasando a contar con Cultura, Juventud, Turismo, Educación y Festejos, expone que ella estaba de baja en ese momento y, por lo tanto, «esas funciones alguien las tenía que hacer».

Como resumen de su opinión hacia la concejala indica que «no acata la disciplina de partido, es temperamental, no acepta el consenso y siempre tiene que imponer su criterio».

También ofreció su opinión Mario Iglesias, quien directamente dice que «todo es falso» y acusa a su compañera de no haberse presentado a ninguna de las reuniones del partido para hablar de la situación.

«Iba por libre mientras que la había nombrado un partido y lo representaba; además, la relación personal era nula con todos los miembros del equipo de gobierno», explica, para argumentar que se le informó de que si no cambiaba su actitud se solicitaría su renuncia. «Y no lo hizo», añade.

«Hablando con Santander, le dimos un plazo y otro plazo, y si no lo hacía le solicitaríamos al alcalde que le quitara sus funciones», reitera, apuntando que «el acta es propia e intransferible pero las funciones las designa el alcalde».

En definitiva, achaca esta situación a «multitud de problemas con ella» y defiende que no puede acusarlos a ellos de haber llegado a este punto. «Problema de ella si renuncia», finaliza Mario Iglesias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos