El delegado del Gobierno tiende la mano a los afectados por los desalojos de San Mateo

El delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría, reunido con los afectados por los desalojos./DM .
El delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría, reunido con los afectados por los desalojos. / DM .

Eduardo Echevarría ha solicitado un informe a la delegación del Ministerio de Fomento en Cantabria y a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

Los afectados por el corrimiento de tierras de San Mateo de Buelna han salido «más que satisfechos» de su primera reunión con el delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría, «una persona que nos ha demostrado mucha empatía y que incluso nos ha dicho que había ido a ver personalmente el estado del terreno».

El delegado les trasladó su preocupación y aseguró que ha pedido dos informes sobre la situación de la Peña de San Mateo, una a la delegación del Ministerio de Fomento y otro a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. «Nos ha tendido la mano para lo que necesitemos, nos ha ofrecido una colaboración total y nos ha pedido que si hubiera novedades nos pongamos en contacto directo con él», explicó José Manuel Ceballos, uno de los representantes.

En la reunión los afectados le han trasladado toda la información que tienen hasta el momento, los informes, las opiniones que han ido reuniendo y, por supuesto, el apoyo popular ratificado por las más de 6.100 firmas que registraron la semana pasada en la propia Delegación del Gobierno.

DM .

También han hablado de la carretera que atraviesa el deshabitado barrio del Calero, una vía entre casas desalojadas por la que, según los vecinos, no deja de pasar gente y vehículos, algo que no acaban de entender. A Echevarría le han trasladado la pregunta que se hacen. «¿cómo es posible que las casas a los dos márgenes de la carretera estén desalojadas por el peligro que corren y la carretera esté abierta?». También le han trasladado otra preocupación, la de las personas «desconocidas» que merodean un barrio con casas vacías de personas pero llenas de contenido.

Así mismo han hablado de los «cambios notables» que está experimentando la ladera y de los muchos técnicos que se acercan por el simple hecho de conocer de primera mano el problema. El último hasta ahora un geólogo asturiano que incidió, por lo que se percibe a primera vista, «en la inestabilidad del terreno».