La Escuela Municipal de Arte de Los Corrales se prepara para su traslado

Cintia González, junto a algunos de sus alumnos, en su sede actual, en la Casa de Cultura./Cavia
Cintia González, junto a algunos de sus alumnos, en su sede actual, en la Casa de Cultura. / Cavia

Tras 24 años en la Casa de Cultura su próximo destino está en los nuevos edificios levantados en la plaza de la Constitución

NACHO CAVIALOS CORRALES.

A punto de cumplir 25 años de historia, la Escuela Municipal de Arte de Los Corrales de Buelna se prepara para dejar el local en el que se hizo grande, por el que han pasado más de 400 personas instruyéndose en el mundo de la pintura, la escultura o la restauración, todo de la mano de su directora de siempre, Cintia González Hoyos. Aún no saben dónde recibirán las clases el curso que viene, pero es más que probable que sea en los nuevos edificios del centro de Los Corrales, en la plaza de la Constitución, donde ya tienen sus salas asignadas. Cintia González ya ha estado en el edificio que se destinará a escuelas municipales acompañada por la alcaldesa en funciones, Josefina González, y ha dado su visto bueno: «Es más amplio y está mejor distribuido para nuestras necesidades, y eso va a facilitar mucho las cosas». Pero reconoce que abandonar la sede de la Casa de Cultura, donde guarda tantos materiales como recuerdos, será duro.

«Es una angustia tremenda solo pensar lo que va a suponer el traslado de tanto material como tenemos acumulado tras 24 años de historia, la mayoría de ellos en este edificio, y aunque estoy encantada con la futura sede, me da vértigo el traslado». De hecho, sólo han abandonado el lugar algo menos de dos años, periodo en el que se rehabilitó la Casa de Cultura de la plaza de la Pontanilla. Durante ese tiempo tanto la Escuela Municipal de Arte como la Biblioteca Municipal se trasladaron al centro social La Pelá.

«Me da pena abandonar este local, una cuestión puramente sentimental, porque sé que voy a un edificio más moderno y mejor». Se trasladará todo el material, los muebles, posiblemente durante este verano, lo que no podrá llevarse son los recuerdos, especialmente los de «muchas personas que han pasado por aquí y que nos han aportado tanto». No tener fotos de todos es uno de sus lamentos, «porque con todos hemos tenido vivencias maravillosas». Haciendo recuento, han sido más de 400 los alumnos que han pasado por la escuela en casi un cuarto de siglo, de todas las edades, como en el curso que está a punto de terminar, 48 alumnos de 7 a 70 años, «algunos superando claramente a su maestro», decía al hablar de Javier Malagón, todo un artista con el lápiz en la mano. «Es lo más importante de la escuela, la interrelación y el apoyo que esa mezcla de edades supone. Es instructivo y gratificante para ellos y para mí».

Alumnos y profesora están preparando su próxima exposición, una muestra de las obras que han hecho durante este curso que se podrá ver en la galería del Teatro Municipal.