Un fallo en el contrato obliga a repetir el concurso del área de servicio de Gornazo

El área de servicio de Gornazo, en la A-67./Sane
El área de servicio de Gornazo, en la A-67. / Sane

Las concesionarias actuales mantendrán el servicio hasta que Fomento resuelva la nueva adjudicación, todavía sin fecha

Javier Gangoiti
JAVIER GANGOITISantander

El Ministerio de Fomento ha tenido que dar marcha atrás en el concurso del área de servicio de Gornazo, municipio de Miengo, a ambos lados de la A-67 entre Santander y Torrelavega, en el kilómetro 191. La razón radica en el anunció de licitación publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado 4 de febrero. Este nuevo proceso de adjudicación debía sustituir al anterior pero se ha quedado en el camino, anulado por la propia Administración, porque no recoge los puntos esenciales propios de este tipo de trámites, como aseguraron las actuales concesionarias y dos de las aspirantes al proceso, Disa Peninsular S.A.U. y Áreas de Servicio Gornazo S.L.

El precio del contrato, entre otros parámetros sin detallar sobre el papel, obligó a estas compañías a presentar un recurso ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, el día 12. Una semana más tarde, el 20 de febrero, y sin que este órgano hubiera tomado ninguna decisión todavía, el Ministerio dictó una resolución para desistir de la convocatoria, admitiendo el fallo de forma y aprobando otra convocatoria que todavía hoy sigue sin ver la luz. Cuando venza el plazo de la concesión actual, el 6 de abril, las dos empresas a cargo de su explotación continuarán ofreciendo este servicio hasta que se clarifique la adjudicación.

Ambas empresas denunciaban la falta de información una vez conocida la marcha atrás del Estado: «Ni siquiera se especificaba exactamente qué es lo que se sacaba a concurso, ni se justificaba el precio del acuerdo o el canon que había que pagar. Tampoco el pliego de prescripciones técnicas... Un desastre».

«No se justificaba el precio del contrato, el canon anual... Había errores flagrantes»

Asimismo, la documentación ministerial contenía una incoherencia relacionada con las fechas y que también revelaron las entidades. Los papeles iniciales apuntaban que el área de servicio se pondría en marcha el 6 de abril, cuando, en otro párrafo, Fomento manifestaba su intención de adjudicar los trabajos el día 22 de ese mismo mes. «No tiene sentido», lamentaron desde Disa Peninsular S.A.U. y Áreas de Servicio Gornazo S.L. Para las adjudicatarias, que optarán al concurso en cuanto Madrid ponga en marcha el nuevo proceso, el hecho de que ni siquiera esperaran a que el tribunal resolviera el recurso interpuesto «revela que el tiempo se les echó encima y redactaron los papeles con prisa. El resultado: los errores flagrantes que le ha obligado a reiniciar el concurso».

Tras este «despropósito», la explotación del área de servicio de Gornazo queda en manos de las actuales concesionarias. A partir de la fecha de vencimiento, el 6 de abril, el área seguirá ofreciendo los servicios de siempre «pero sin contrato y sin obligación de pagar el canon anual al Ministerio».

El anterior acuerdo cumplirá entonces veinte años exactos desde que los servicios fueran adjudicados en 1999. Al siguiente, la entidad Disa Peninsular S.A.U. (entonces Shell España S.L.) llevó a cabo una subcontratación con Áreas de Servicio Gornazo S.L. para explotar las instalaciones y ofrecer otros servicios en esa zona. Tal y como adelantó entonces la autorización ministerial, el proyecto se amplió para dar servicio con «un hotel, un restaurante, una cafetería con aparcamiento, y la posterior gestión integral de los servicios públicos que se prestarían en todo el área de servicio».