El padre Ángel, protagonista en el décimo aniversario de la residencia de Madernia

El fundador de Mensajeros de la Paz saludó y habló con los residentes y con el personal del centro./Cavia
El fundador de Mensajeros de la Paz saludó y habló con los residentes y con el personal del centro. / Cavia

El geriátrico de Molledo, el primero en Cantabria gestionado por Mensajeros de la Paz, reunió ayer a autoridades, profesionales y familiares

Nacho Cavia
NACHO CAVIAMolledo

Las más de 100 personas que viven y trabajan en la residencia de Madernia vivieron ayer martes un día especial. Los mayores miraban, entre sorprendidos y asombrados, el revuelo que supuso la conmemoración del décimo aniversario de esa residencia, con presencia especial del padre Ángel García, fundador y presidente de Mensajeros de la Paz, promotora y gestora del centro. La intimidad, la rutina del día a día se vio felizmente alterada por autoridades, familiares y amigos en los actos organizados para conmemorar el cumpleaños.

Ninguno se quedó sin el saludo y las cariñosas palabras del padre Ángel. Aprovechando que había llegado un poco antes que el resto de las autoridades dedicó ese tiempo a los residentes, uno por uno, y los trabajadores del centro. Con él estuvo en todo momento la joven directora, Concepción Luiña, feliz por la presencia de un hombre «al que admiro por su capacidad de trabajo, por la energía que desprende» y por el aniversario en sí.

«Estoy más preocupado de que haya afecto y cariño que de que haya tantos medicamentos» PADRE Ángel García |Mensajeros de la Paz

También estuvo la alcaldesa de Molledo, Verónica Mantecón, el de Bárcena de Pie de Concha, Agustín Mantecón, y el presidente de la Mancomunidad de Iguña, Pablo Gómez, alcalde además de Arenas de Iguña. Tras la Santa Misa, oficiada por el propio padre Ángel, llegó el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, además de Ana Belén Álvarez, consejera de Empleo y Políticas Sociales, o el presidente de Amica, Tomás Castillo. Y como no, una nutrida representación de Mensajeros de la Paz, liderada por José Ramón Campos, una de las personas que hizo posible poner en pie la residencia de Madernia.

El padre Ángel puso énfasis en la importancia de luchar contra uno de los grandes problemas de la actual sociedad, la soledad. «En las mismas residencias hay mucha soledad, y con esto hay que terminar», había dicho previamente. «No puede ser que vayas a dar un beso a una de estas personas y te digan 'hace tanto tiempo que nadie me besaba'. Estoy más preocupado de que haya afecto y cariño que de que haya tantos medicamentos y medicinas».

«Cantabria tiene los brazos abiertos para consolidar el modelo de atención que presta esta organización» Miguel Ángel Revilla | Presidente de Cantabria

Las antiguas residencias «eran asilos en el mal sentido de la palabra donde iban los mayores casi a morirse, aquí vienen para revivir y la prueba es que cada vez están más guapos», dijo. «Hoy venimos a decir gracias a los profesionales, a las personas y a los políticos de este gobierno que han creído en nosotros».

El presidente de Cantabria aseguró compartir la «obsesión» del padre Ángel por el bienestar de los mayores y los más jóvenes y afirmó que Cantabria tiene «los brazos abiertos» para consolidar el modelo de atención que presta esta organización tanto en el centro de Molledo como en el inaugurado en Valdáliga y el próximo de Suances.

«Hoy vuelvo como alcaldesa a un edificio en el que antes se educaba a niños y hoy se atiende a nuestros mayores» Verónica Mantecón | Alcaldesa de Molledo

La directora destacó el trabajo de todos los profesionales del centro y abogó por un «cambio de filosofía» en el trato a los mayores, «acercándonos más a ellos». Bajo su batuta la residencia lleva tiempo sin plazas vacantes, 92 residentes, 83 de ellos en plazas concertadas.

Verónica Mantecón recordó con emoción que pasó los primeros 11 años de su vida en lo que había sido, en ese mismo lugar, el colegio que regentó durante más de un siglo la Congregación de las Hermanas Carmelitas de la Caridad-Vedruna. «Hoy vuelvo como alcaldesa a un edificio en el que entonces se cuidaba y educaba a niños y hoy se atiende a nuestros mayores», dijo.