Polanco recupera la colombofilia

Los organizadores de La Clásica del Norte junto a la alcaldesa y el concejal de Festejos./Luis Palomeque
Los organizadores de La Clásica del Norte junto a la alcaldesa y el concejal de Festejos. / Luis Palomeque

El Ayuntamiento inicia un periodo de colaboración con los promotores de la Clásica del Norte, un importante concurso de gran fondo

Sara Torre
SARA TORRESantander

El municipio de Polanco vivió una época, no hace muchos años, en la cual los aficionados a la colombofilia eran numerosos. Hoy es un deporte/afición venida a menos porque las nuevas generaciones no conocen los pormenores de esta actividad, situación que podría cambiar de cara a los próximos meses gracias a la colaboración iniciada entre el Ayuntamiento de Polanco y los promotores de Clásica del Norte, un concurso de gran fondo donde compiten colombófilos de casi todas las provincias del norte de España.

En esta prueba colabora el Ayuntamiento de Polanco en lo que será un primer paso para difundir la colombofilia en el municipio mediante la organización de eventos como sueltas de palomas durante las próximas fiestas patronales de San Pedro Ad-Víncula o en el evento dedicado a José María de Pereda a celebrar en septiembre. Además, se está estudiando la posibilidad de llevar a cabo un programa divulgativo en centros educativos del municipio e incluso la posibilidad de organizar alguna exposición dedicada a la cría de este animal, actividad que levanta pasiones en muchos países.

Como deporte, el país con más licencias es China (300.000), seguida de Alemania (58.000) y Bélgica (43.000). Existe también una Olimpiada Colombófila. España ocupa el décimo puesto a nivel mundial con unas 5.000 licencias en la actualidad.

Habrá suelta de palomas durante las fiestas patronales de San Pedro Advíncula

El coordinador de la Clásica del Norte, Agustín Zabala Villegas, explica que esta prueba en su segunda edición se celebrará el próximo 22 de junio con una suelta de unas 150 palomas desde Bodega El Tiro (Bodegas Osborne) en Puerto Santa María (Cádiz), suelta que tiene carácter nacional y en la que tomarán parte aficionados que cubren toda la cornisa, desde Galicia hasta Zaragoza, pasando por Asturias, Cantabria, Burgos, País Vasco o Navarra.

Se trata de una gran proeza para estos pequeños animales, que además deberán 'acertar' con su palomar dentro de un inmenso abanico de cerca de 800 kilómetros de punta a punta en el Norte de España y con su eje en Cádiz, abanico que deberán cubrir las palomas para regresar a su lugar origen en poco más de un día.

El Consistorio estudia la posibilidad de llevar a cabo un programa divulgativo y exposiciones

La Clásica del Norte se realiza buscando prestigio para palomas y colombófilos de la Cornisa Cantábrica. Todo empezó hace unos años con la idea del colombófilo coruñés Francisco Prado Valiño, que pretendió organizar una prueba similar al «Barcelona de los belgas», aunque por diversos motivos no fue posible hasta que en 2017 cuatro amigos -el propio Francisco, el lucense Antonio Muñoz Sagasta y los cántaros Ángel Quintanal Piñera y Agustín Zabala Villegas- se juntaron para organizarla.

En esta segunda edición se ha conseguido casi duplicar el número de participantes y de palomas de la pasada, una prueba similar a la Internacional de Barcelona, el evento más prestigioso del calendario mundial de carreras de palomas mensajeras, que se lleva a cabo cada primer viernes de julio con la suelta de más de 20.000 palomas, que emprenden vuelo rumbo a Bélgica, Alemania, Holanda o Inglaterra.

La Clásica del Norte consiste en reunir todas las palomas participantes en un club, en este caso Club Las Cordilleras de Cantabria, donde se inscriben los animales participantes y se les coloca identificación (bien chips o gomas numeradas), se meten en cestas, se precintan y se transportan hasta el punto de suelta, en este caso Puerto Santa María (Cádiz).

Llegada la hora de salida (el próximo 22 de junio), se abren las cestas y comienza la carrera, con cada paloma remontando el vuelo para orientarse hacia su palomar situado a más de 800 kilómetros de distancia en el Norte de España, donde al llegar se refleja día y hora de llegada, distancia recorrida y el tiempo invertido, por lo que la que mayor velocidad consiga será la ganadora de la carrera.

La prueba es muy dura y exigente, por prima la inteligencia de cada paloma para volver a su casa y no ser arrastrada por la de otra provincia; dura por los kilómetros que deben recorrer, por las horas de vuelo, porque tendrán que pasar noche fuera de casa, y porque deben superar unas montañas que pueden estar cerradas de niebla y esperando con rapaces al acecho cuando más cansadas están.

Temas

Polanco

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos