Preocupación en Los Corrales ante los habituales accidentes en el paso a nivel de la calle Torres Quevedo

Esta semana se han producido dos accidentes en el mismo paso a nivel/
Esta semana se han producido dos accidentes en el mismo paso a nivel

Según la Policía Local, en lo que va de año se han producido ya una treintena de incidentes, con rotura de las semibarreras que regulan el tráfico

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

En lo que vamos de año la Policía Local de Los Corrales de Buelna ha contabilizado cerca de una treintena de incidentes relacionados con el paso a nivel de Renfe situado en la calle Torres Quevedo, en muchos casos accidentes provocados por un tráfico constante de camiones que atraviesan esa calle en dirección a una factoría situada al este del pueblo. Solo en esta semana se han producido dos de esos accidentes, el lunes y el miércoles. Según la Policía Local camiones de gran tonelaje llegan a ese punto y no paran cuando ya suenan las señales acústicas anunciando que las semibarreras van a bajar de forma inminente ante la llegada de un tren. La largura de esos transportes hace que cuando empiezan a bajar esas barreras chocan con la carga o la caja del camión y se rompen, con el consiguiente riesgo para los vehículos que pasan por ese punto a continuación.

Tal es la situación que los agentes de la Policía han comenzado a sancionar a los camioneros, someterles a un control de alcoholemia y reclamar daños, cansados de estar constantemente acudiendo a llamadas de vecinos que alertan del peligro de un paso con las barreras rotas. Hasta que llegan los efectivos de la Administradora de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) se ven obligados a regular el tráfico, inmovilizados ante cualquier otra llamada, en algunos casos también urgente.

Unos 2.000 vehículos de todo tipo atraviesan ese punto cada día y se encuentran con otros 50 trenes de pasajeros o mercancías que obligan a cerrar el paso a nivel una media de tres a cinco minutos en cada ocasión. Un flujo muy importante de tráfico que se ve mediatizado por los incidentes en el funcionamiento de las semibarreras y que tiene una consecuencia muy peligrosa, el que vecinos a pie, en bicicleta o conductores pierdan la paciencia si las barreras están más tiempo cerradas de lo normal y hagan las eses pertinentes para salvar las semibarreras y cruzar al otro lado. También en este caso la Policía Local ha advertido no solo del peligro sino de la grave infracción que supone esa actitud para unos y otros. De hecho, esta misma semana han advertido a un peatón con dificultades de movimiento de lo arriesgado de su actitud cruzando las vías del tren con el semáforo en rojo y las barreras cerradas, una situación que a punto estuvo de terminar mal.

Lo cierto es que en más de una ocasión desde Adif han recordado que los fallos en el sistema de seguridad de los pasos a nivel se detectan y mandan un aviso directo al maquinista del convoy que vaya a circular por el tramo averiado, lo que hace que el tren pase prácticamente parado cuando no se detenga completamente a la espera de una solución. El sistema 'trentierra' mantiene conectado todo el recorrido de las vías, incluidos los pasos a nivel. Cuando detecta un fallo ese sistema de protección se refleja en el puesto de mando y llega al maquinista, que si no detiene el tren por encontrarse todas las señales en rojo, circula en lo que se conoce como 'marcha de hombre', por la velocidad que entraña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos