Los recreos ya no son lo mismo en el IES María Telo de Los Corrales

Los recreos ya no son lo mismo en el IES María Telo de Los Corrales

Profesores y alumnos se han unido para dar contenido a ese tiempo de ocio con prácticas científicas, música e incluso meditación

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

El instituto María Telo de Los Corrales de Buelna se ha propuesto dar respuesta a las distintas inquietudes de sus alumnos durante los recreos, porque no todos quieren utilizar ese rato de ocio para chutar un balón o dejar pasar los 20 minutos de descanso charlando con sus amigos. Para ello la dirección ha optado por ofrecer recreos con contenido y la respuesta de los estudiantes ha sido muy buena, acogiendo especialmente bien las alternativas que han puesto en marcha los profesores.

La intención de la directora, Pilar Lobeto, es «dar cabida a las capacidades de todos» dentro de la medida de sus posibilidades. La última propuesta se ha dirigido a los jóvenes con ganas de llegar más allá en sus estudios científicos, probar sobre el terreno de forma práctica su aprendizaje dentro de lo que han llamado 'recreos científicos'. Pero hay más, los hay musicales e incluso de meditación, «que falta hace».

La responsable de los recreos científicos es Isabel Blanco, profesora de Biología y Geología. La idea surgió de otras iniciativas semejantes y se adaptó el curso pasado en el IES María Telo como preludio de lo que ha sido la implantación este curso en los tiempos de ocio. «Si no sabes quién pintó las Meninas pasas por un ignorante, pero si no sabes de quien es la teoría de la relatividad no pasa nada, y eso no puede ser, nos hace mucha falta una mayor cultura científica», asegura.

«Si no sabes quién pintó Las Meninas pasas por un ignorante, pero no si no sabes el autor de la teoría de la relatividad»

También reconoce que «eso suena muy bonito, pero tiene un componente esencial, el trabajo voluntario de los profesores y la respuesta de los alumnos». Y en ambos casos la implicación ha sido más que buena, ampliando las materias de esos recreos desde la biología a la química o física. Va tan bien que incluso sirven como evaluación.

La evolución de los recreos científicos ha sido muy clara. Se ha pasado de vídeos de experimentos de química a explosiones controladas, paseos matemáticos, experimentos biológicos o incluso la recreación de las primeras técnicas para hacer fuego o pintar en las cavernas.

Andrea y Safía son dos de las participantes, una de bachillerato de Ciencias y la otra de Sociales. Las dos están encantadas y confían en que su trabajo ayude a los demás alumnos a interesarse por las ciencias. El proyecto que han experimentado y expuesto ante otros alumnos pasa por colorear bacterias para diferenciar las positivas de las negativas. Tienen claro que esa sí es una buena forma de aprovechar los recreos. Ellas y la veintena de alumnos que participan en las prácticas.

La directora reconoce que desde hace años preocupa el dar contenido a los recreos, y «cualquier iniciativa del profesorado en la que den protagonismo al alumnado nos vale».