Suances avala la gestión de Aunar y firmará hoy el contrato de socorrismo

El servicio de socorrismo en Suances se presta por parte de la empresa Aunar desde este verano./Luis Palomeque
El servicio de socorrismo en Suances se presta por parte de la empresa Aunar desde este verano. / Luis Palomeque

Continúa el goteo de denuncias de trabajadores del servicio aludiendo a la falta de medios y a las condiciones de precariedad laboral

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

El Ayuntamiento de Suances firmará hoy el convenio con la empresa Aunar, adjudicataria del Salvamento y Socorrismo en las playas de este municipio y, también en Miengo. Lo hace mes y medio después de haberse iniciado el servicio debido a que faltaba papeleo por cumplimentar por parte de la adjudicataria. Según el regidor, Andrés Ruiz Moya, «la empresa cumple con toda la documentación y todo está en regla», por lo que se procederá a la contratación definitiva. A la par, y ante las críticas surgidas por las denuncias de trabajadores actuales y exempleados de Aunar en las que se critica la falta de medios y la precariedad laboral, Suances avala la gestión que se esta haciendo por parte de la adjudicataria del servicio en las playas.

«Reúnen las condiciones y el comportamiento de los socorristas en las playas es exquisito, la gente nos lo está diciendo», insistió ayer el regidor, que no quiso entrar a valorar el goteo de denuncias de empleados y extrabajadores por la falta de medios o por la precariedad en las condiciones de trabajo. «Ese es un tema interno o laboral de la empresa, para nosotros el comportamiento de los trabajadores es perfecto y hemos comprobado con inspecciones que cumplan lo acordado, incluso han pasado la inspección que realiza el propio Gobierno de Cantabria», señaló Ruiz Moya, que recordó que «por ley» el Ayuntamiento tiene que adjudicar la contratación a la empresa que puja mejores condiciones y que Aunar «obtuvo 29 puntos más» que la segunda, que fue Cruz Roja.

De igual forma Miengo confirmó ayer a éste periódico que la experiencia con Aunar, adjudicataria del servicio de socorrismo allí, esta siendo satisfactoria y que habían pasado la inspección del Ejecutivo. «Al principio tuvimos una consulta de la Guardia Civil por una denuncia, pero después vino el Gobierno de Cantabria, inspeccionó y todo estaba bien. Nosotros hemos hecho una revisión de lo que marcaba el pliego y todo estaba bien, incluso mejoraron con alguna cosa más, como un desfibrilador», explicó el primer teniente de alcalde de esta localidad, Manuel Santiago que añadió «que no había ninguna queja de ningún usuario de las playas».

También Miengo dice que no tiene problema alguno con la empresa, que cuenta con todo en regla

La llegada de la empresa Aunar a ambos municipios se produjo tras realizarse el concurso, aunque tradicionalmente se había contratado siempre a Cruz Roja, perdiendo ésta la puja. En los dos municipios se presentaba por primera vez y su llegada ha causado recelo por los problemas que tuvo en Santander el pasado verano que derivó en una sanción por el incumplimiento de pliego.

Denuncias

Los Ayuntamientos dicen que Aunar cumple, pero hay denuncias de trabajadores y exempleados que alertan de la falta de medios en las playas para realizar bien su trabajo y unas condiciones laborales que, a su juicio, no son las más adecuadas. La última denuncia ante la Inspección de Trabajo relataba que en Suances no se cumple con los recursos de personal necesarios «para garantizar la seguridad de los trabajadores y bañistas». También se denunciaba que las comunicaciones no eran las adecuadas, ya que los walkie-talkie no tenían comunicación entre playas, ni un centro de coordinación por lo que los trabajadores han de utilizar «los teléfonos móviles propios, que en varias ocasiones se han quedado sin saldo». Asimismo, se explicaba en la denuncia que no se ha cumplido con la formación a trabajadores o con el examen de vigilancia de la salud. A todo esto, también se suma la denuncia pública del hasta hace poco coordinador de playas en Suances, que aludía a que los trabajadores cobraban tarde sus salarios, estaban desmotivados y no tenían medios, por lo que decidió dejar esa responsabilidad.

Por su parte la empresa negaba ayer todas estas denuncias, aludiendo a que todo era una «mentira» para desprestigiar a Aunar por parte de empleados insatisfechos. «No es nada verdad y os invito a comprobarlo y que vengáis aquí a contrastar y hablar con los chicos», contestó el gerente, Pablo Martín, molesto tras insistir en que se estaba aportando material novedoso como desfibriladores o una silla anfibia. A pie de playa, algunos socorristas consultados avalan a sus compañeros que denuncian, pero otros sostienen que todo está bien.

Expedientes a la empresa en otros municipios

La empresa Aunar mantiene contra viento y marea que se cumplen los requisitos del pliego a pies puntilla y, en este caso, al margen del tema laboral, los Ayuntamientos de Suances y de Miengo hacían constar que así era, y que las inspecciones eran satisfactorias. No obstante, lo sucedido en Santander el año pasado, con una sanción de más de 24.000 euros a la empresa, que además fue ratificada en los tribunales, por falta de material comprometido y un contingente de personal menor al que figuraba en contrato, le persigue. A ello se suma que algunos de los trabajadores -insatisfechos o no con la empresa- denuncian ahora prácticamente lo mismo que el año pasado.

Santander no es la única ciudad que ha sancionado a Aunar. Hace unos días trascendía también la noticia de que el Ayuntamiento de Nules (Castellón) le había abierto un expediente por incumplir los pliegos de contratación y no contar «con el 85% del material básico» en las inspecciones realizadas. El propio alcalde de esta localidad costera, David García, confirmaba que se trataba de la misma empresa a este periódico y afirmaba que el Ayuntamiento se mantiene «vigilante» todo el verano para que no se den más incumplimientos con la intención de certificar los mismos e incluso «rescindir el contrato» al concluir el verano, ya que la adjudicación se realizó también por concurso, en este caso para dos años seguidos. El regidor explicó también, a preguntas de este periódico, que «los chavales» -por los socorristas- tampoco estaban aparentemente contentos y que se había detectado «mucho cambio de personal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos