Los vecinos de Cartes toman el mando de la Navidad con ánimo de continuar

El Camino Real, la entrada a Santiago o la plazoleta de Riocorvo han lucido los juegos de luces hechos por los vecinos./Cavia
El Camino Real, la entrada a Santiago o la plazoleta de Riocorvo han lucido los juegos de luces hechos por los vecinos. / Cavia

Este año se han unido para forjar nuevos juegos de luces y el resultado ha logrado la aprobación de un municipio que quiere más para las próximas navidades

NACHO CAVIA CARTES.

En Cartes se han acabado las controversias con el alumbrado navideño. Los vecinos han tomado la decisión de echar una mano al Ayuntamiento y confeccionar juegos de luces propios con los que iluminar las fiestas de todos sus vecinos. Una idea llamativa que han podido disfrutar no solo los habitantes de Cartes, sino los muchos turistas que estos días se han acercado al histórico Camino Real, a la plazoleta de Riocorvo o han entrado en Santiago por la rotonda del Chopo. Un proyecto que ha logrado nota alta de vecinos que quieren más para las próximas navidades.

En el Consistorio sabían que no había mucho dinero para el alumbrado de todos los pueblos y calles de un municipio muy extenso, pero también tenían claro que no se podía desatender la ilusión de los vecinos del ayuntamiento más joven de Cantabria. Algunos asumieron el reto y se unieron para ofrecer una iluminación navideña distinta y más abundante.

Neli Saiz no tuvo ninguna duda y junto a otra decena de vecinos se pusieron manos a la obra. Aprovecharon la experiencia de personas con 'mano' para las estructuras o con conocimientos sobre electricidad para ir dando forma a las novedosas ideas que tenían. A unos y otros se les encendió la bombilla de la imaginación y fueron creando formas a las que llenar con juegos de luces. Cuadrados como paquetes de regalo, lazos, guirnaldas, esferas como grandes bolas de Navidad empezaron a colgar de calles, árboles, paredes y fachadas, cambiando la imagen de paseos, plazas y parques.

Durante los días previos a la Navidad dedicaron su tiempo libre a confeccionar estructuras que habían ido imaginando, «cogiendo experiencia en todos los campos, en la elaboración y también en la distribución de trabajo», decía Neli Saiz, pensando ya en el año que viene. Volverán a la carga, sumando a los juegos hechos este año otros nuevos. «Lo cierto es que nos han quedado ganas de más porque lo hemos tomado como una manualidad y le hemos pasado muy bien». El Consistorio ha asumido los gastos y ha aportado materiales para una idea que tendrá continuidad.

 

Fotos

Vídeos