La alcaldesa de Camargo se someterá a una moción de confianza vinculada al Presupuesto

La alcaldesa de Camargo se someterá a una moción de confianza vinculada al Presupuesto
Roberto Ruiz

El fracaso en la aprobación de las cuentas municipales ha llevado a Esther Bolado a presentar este ultimátum a los grupos de la oposición, que puede desembocar o no en una moción de censura

Gonzalo Sellers
GONZALO SELLERSSantander

La alcaldesa de Camargo se va a jugar el Presupuesto municipal al todo o nada. Después de que la oposición (PP, IU y el concejal no adscrito) tumbara la aprobación de las cuentas para este año en el pasado pleno, Esther Bolado (PSOE) ha decidido presentarse a una moción de confianza cuando apenas queda un año para las elecciones. Si sale refrendada de ese ultimátum -en un pleno extraordinario que se celebrará la semana que viene- el Presupuesto podrá salir adelante. Pero todo apunta a que no será así. Hace falta mayoría simple para que Bolado gane ese primer asalto, y los votos de su partido y de su socio de gobierno (PRC) no son suficientes. Todo apunta a que perderá la votación y, entonces, el resto de grupos dispondrá de un mes de plazo para someterla a una moción de censura, presentar un candidato alternativo y descabalgarla de la Alcaldía. Si deciden no dar ese paso, las cuentas también saldrían adelante una vez cumplidos los 30 días.

«Tomo esta decisión por absoluta responsabilidad con los vecinos y cada partido tendrá que retratarse y asumir las consecuencias de sus actos», ha señalado la alcaldesa.

Para registrar la moción de censura se necesita la firma de 11 concejales, 12 si uno de ellos es el de Marcelo Campos por ser edil no adscrito, por lo que en ese supuesto, el PP, fuerza mayoritaria con 10 de los 21 ediles de la Corporación, necesitaría la firma de al menos uno de los dos concejales de Izquierda Unida.

Las mociones de censura precisan mayoría absoluta, en este caso 11 ediles, independientemente de que uno de ellos sea un concejal no adscrito, por lo que el voto de Marcelo Campos, exconcejal de Servicios Sociales expulsado de Ganemos y del equipo de Gobierno, volverá a ser determinante.

La alcaldesa ha afirmado que votar en contra de los presupuestos es «una absoluta irresponsabilidad de toda la oposición», pero especialmente de un partido como el PP, que «se dice de Estado, y aboga por la estabilidad, y de todo un diputado nacional como Diego Movellán, exalcalde de Camargo, que hace y dice una cosa en Madrid y en su sede de Joaquín Costa, mientras que aquí hace lo contrario».

Con su negativa, ha asegurado que ha provocado un gasto «innecesario» de recursos municipales, tanto económicos como humanos, y ha faltado al respeto a los técnicos del Consistorio presentando enmiendas que «sabía que luego iba a retirar».

La alcaldesa ha recordado que el equipo de gobierno lleva dialogando con los populares desde noviembre y que ha aceptado «todas» sus propuestas y ha señalado que la moción de confianza se debe a que PSOE-PRC no está en el Consistorio para «aferrarse a un cargo ni para ocupar un sillón». Boladoha asegurado que el PSOE y el PRC están «muy orgullosos» del trabajo que están haciendo y de los proyectos que tienen en marcha y ha puesto en valor que ha conseguido dejar a cero la deuda del Consistorio, una capacidad inversora superior a los seis millones de euros o dotar a los trabajadores municipales de un nuevo convenio. Ha insitido en que el presupuesto es «el mejor» que el Consistorio puede ofrecer a los vecinos y ha destacado, entre otras partidas, la de 1,8 millones de euros para políticas sociales, frente al 1,2 millones de euros del último del PP en 2015, o la de 1,2 millones de euros para promoción, fomento y políticas activas de empleo.

 

Fotos

Vídeos