La S-10 amanece libre tras más de cuatro horas y media de trabajo para retirar el camión volcado y su carga

Las grúas, enderezando el tráiler esta madrugada./
Las grúas, enderezando el tráiler esta madrugada.

Siete conductores serán multados por ir grabando y sacando fotos con sus teléfonos móviles el dispositivo montado alrededor del camión siniestrado

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

«Tráfico fluido y cómodo», dicen esta mañana desde la DGT en sus partes radiofónicos sobre la situación de las carreteras de Cantabria. Los conductores que ayer sufrieron el colapso de la S-10 por el vuelco de un tráiler frente a Valle Real hoy se encuentran un panorama totalmente distinto. Se circula con total normalidad por un punto que ayer, a última hora de la mañana, se convirtió en una ratonera. En algunos momentos, la caravana de coches llegó hasta La Albericia.

El accidente se produjo a las 13.30 horas. A partir de ahí, hubo que soportar casi diez horas de retenciones hasta que a las 23.00 comenzaron los trabajos de retirada tanto del camión como de las 22 toneladas de chapas metálicas que transportaba. Para ello había que desplazar grandes grúas a la zona, así que la Jefatura Provincial de Tráfico organizó el dispositivo a unas horas en las que el trastorno para los usuarios de la vía fuera menor. A primera hora de esta mañana la Guardia Civil de Tráfico ha confirmado a este periódico que la retirada terminó a las tres y media de la madrugada. En total, cuatro horas y media de trabajo con tres grúas: dos para levantar el vehículo y otra para llevarse el camión.

Así que hoy martes la circulación es normal. Densa a horas punta, como un día cualquiera.

Otras imágenes del dispositivo desarrollado esta noche.

La empresa Grúas y Remolcadores Estrada, que fue la encargada de retirar el vehículo, ha contado a este periódico que pudieron llevar a cabo su misión sin necesidad de que se cortaran por completo los carriles de la autovía en sentido Bilbao. «Solo se cortó el carril de salida del polígono y el carril derecho de la S-10 en ese tramo», ha explicado el dueño, Domingo Estrada, que supervisó la operación, a la que llevó tres grúas para enderezar el tráiler, retirar el cargamento esparcido y llevarse todo de allí.

Las causas del vuelco

El tráiler procedía de Asturias por la A-67 y trataba de seguir por la S-10 para continuar hacia Bilbao cuando, por causas que aún no están del todo claras, volcó en la intersección del carril de incorporación. Hay dos hipótesis principales: o un exceso de velocidad o una mala fijación de la carga podrían haber provocado el vuelco por inercia.

Lo positivo del accidente: el conductor resultó ileso y, además, el lugar en el que volcó -justo en esa mediana- entorpecía menos. De haber caído sobre la misma autovía el caos habría sido mucho mayor, ya que se cortarían por completo los carriles en dirección a Bilbao. De esta manera, solo quedó cerrado el carril derecho durante esas diez horas. Los coches, aunque de manera muy lenta, pudieron continuar su marcha.

Aún con todo, las filas de vehículos tratando de salir de Santander fueron enormes. Mucho mayores de lo que podría esperarse con el tipo de accidente que acababa de ocurrir. Tiene una explicación: «La gente es curiosa y siempre se para a mirar», decía ayer a última hora de la tarde el jefe Provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa. Y es por eso, sobre todo, que el atasco fue doble en las horas centrales del día. A las filas para salir de Santander hacia Bilbao se sumaron otras que duraron unas dos horas para entrar en la ciudad. Coches que fueron frenando para mirar el camión volcado acabaron formando otro atasco paralelo. Hubo momentos -entre las 14.00 y las 15.00- de colapso total. Las inmediaciones de El Corte Inglés se saturaron de vehículos, tratando de entrar, de salir y de escapar por vías alternativas.

Conductores grabando con sus móviles en presencia de la Guardia Civil

Y ha ocurrido algo peor que la mala costumbre de pararse a mirar accidentes: muchos conductores, al conseguir pasar por el lugar en el que el tráiler estaba volcado, cogieron sus móviles y se pusieron a grabar vídeos y tomar fotos. Tenían mucho que mostrar a sus contactos: los bomberos cubriendo de espuma el derrame de gasóil, el personal de mantenimiento extendiendo paladas de arena, los agentes tomando declaración al conductor en una patrulla, esas filas de vehículos interminables... Sin importarles que en el lugar hubiera una docena de guardias civiles dirigiendo el tráfico y organizando los pasos por los carriles libres.

Siete conductores denunciados por grabar el camión volcado con sus móviles: la multa asciende a 200 euros y retirada de tres puntos del carné

Pero los agentes estaban a eso y a todo lo demás. Algunos conductores fueron identificados en el mismo atasco y se les comunicó la sanción. A otros, el aviso de multa les llegará a sus casas. La Jefatura Provincial de Tráfico ha confirmado que se han formulado en el lugar del dispositivo de la S-10 siete denuncias por este motivo. A estos conductores, el vídeo que hayan grabado les saldrá a 200 euros y la retirada de tres puntos del carné de conducir por uso indebido del móvil al volante.

Con el paso de las horas, y cuando los conductores estuvieron prevenidos por la información del atasco, el tráfico fluyó casi normal hacia Santander y continuó lento y con retenciones hacia Bilbao.