El Ayuntamiento de Camargo mantiene la sanción por falta grave al jefe de bomberos

José Gómez Liaño/DM
José Gómez Liaño / DM

Un juez ratifica la condena para el jefe del Servicio de Extinción de Incendios por no llevar el uniforme durante sus horas de servicio

MARÍA CAUSO CAMARGO.

El juzgado de los Social nº4 de Santander ha vuelto a dar la razón al Ayuntamiento de Camargo y mantiene la sanción disciplinaria por falta grave al jefe del Servicio de Extinción de Incendios (SEIC). La disputa comenzó a raíz de la resolución de 22 de septiembre de 2017 en la que el Consistorio camargués impuso una sanción de suspensión de empleo y sueldo al máximo representante de los bomberos, José Gómez Liaño, por «no prestar el servicio adecuadamente uniformado», a pesar de que «se le había requerido en diversas ocasiones» y sin que éste hubiera atendido dicho requerimiento.

Por tanto, este último procedimiento presentado por Gómez, que se inició en virtud de la demanda presentada el 30 de octubre de 2017, buscaba impugnar el castigo que le había impuesto el Consistorio y pedía que se le abonase «el salario dejado de percibir con los intereses correspondientes». Sin embargo, el magistrado Óscar Ferrer ha desestimado el proceso y ha confirmado la sanción impuesta, absolviendo al Ayuntamiento de Camargo de reembolsar dicho salario y desestimando íntegramente la demanda. Finalmente, la resolución expone que este tipo de procedimientos no es recurrible, «salvo en los casos de sanciones por faltas muy graves apreciadas judicialmente».

El juicio, celebrado el pasado 23 de abril, desarrolló las alegaciones presentadas por Gómez pero,al admitirse y practicarse la prueba testifical, la sentencia se ha reiterado en que el jefe de bomberos fue requerido para que vistiese el uniforme en sus horas de servicio y, aún así, no procedió a su uso cuando el resto del personal sí lo viste. Además, el escrito expone que dicho uniforme se encuentra «a su disposición» en el almacén del Consistorio.

Todas estas circunstancias, unidas a los previos requerimientos sobre Gómez, han hecho que el juez considere como «probados» las hechos que expone el Ayuntamiento y permite englobar esta conducta en la falta imputada.

Conflictos

Sin embargo, no es el primer conflicto que surge con el jefe de servicio. En 2017, la Casona leabrió otro expediente por un problema generado por la liquidación de las horas extras trabajadas, que los responsables municipales no consideraron como tal al encontrarse la mayoría de trabajos aducidos dentro del horario ordinario del personal.

Concretamente, Gómez pasó un listado de horas extra correspondientes a diciembre de 2016 y enero de 2017 superiores a 800 horas , que no fueron aprobadas por la alcaldesa, Esther Bolado, «por no corresponder con horas realizadas fuera de la jornada laboral». Estas actuaciones fueron motivo para la incoación de un expediente por no atenerse a los acuerdos adoptados en cuanto al calendario y horario laboral.

 

Fotos

Vídeos