Camargo estrena una senda turística para potenciar el entorno de El Pendo

La alcaldesa, Esther Bolado, y el concejal de Turismo, Eugenio Gómez, en su visita a la nueva ruta. /DM
La alcaldesa, Esther Bolado, y el concejal de Turismo, Eugenio Gómez, en su visita a la nueva ruta. / DM
Camargo

La ruta quiere mostrar la riqueza arqueológica de los alrededores de la cavidad con paneles informativos sobre la fauna y flora de la zona

María Causo
MARÍA CAUSOCamargo

El Ayuntamiento de Camargo sigue trabajando para potenciar la principal joya turística del municipio, la cueva de El Pendo. En esta ocasión, la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, y el concejal de Turismo, Eugenio Gómez, han inaugurado una ruta a pie por el entorno de las Cuevas Rupestres de Peñajorao, una zona de gran interés arqueológico localizada en las inmediaciones de la Cueva de El Pendo.

La senda, que arranca en las inmediaciones de esta cavidad, dispone como primer punto destacable un balcón-mirador con paneles informativos que describen el proceso geológico que ha dado lugar al paisaje y formaciones kársticas que el visitante tiene ante sus ojos como consecuencia de la acción del agua. Además, se explica las características de las especies de fauna y flora que habitan el lugar y algunas especies exclusivas de esta zona.

El recorrido sigue marcado entre masas forestales que constituyen una muestra de cómo fue el paisaje natural del entorno de la Bahía antes del siglo XX y de la transformación del ser humano, al conservar los últimos rodales del bosque caducifolio atlántico y del encinar cantábrico de la zona.

Los carteles del sendero explican también cómo se realizaron las pinturas de la cueva

Durante la senda, se podrán encontrar también otros paneles que describen cómo se realizaron las pinturas de El Pendo y que muestran reproducciones de las tres ciervas de la cavidad que han sido recientemente descubiertas gracias a las nuevas tecnologías, mediante la utilización de análisis multiespectrales de la luz que permiten ver la pigmentación en las rocas más allá del ojo humano.

La ruta, que ha contado con la colaboración del Gobierno de Cantabria, finaliza en un área de ocio, divulgación y descanso para toda la familia, que está provisto de mesas y bancos. Allí se han instalado tres grandes paneles informativos en los que se describen cómo fue la ocupación humana durante el paleolítico, el neolítico y el calcolítico, así como la manera en la que quienes habitaron la zona en la prehistoria realizaron los procesos de enterramientos que dieron lugar a los yacimientos sepulcrales hallados en el entorno.

Desde este zona, se puede continuar el camino hasta los covachos de la parte inferior del valle y completar los 700 metros de recorrido, o incluso se podría ascender por el bosque hasta la Ermita de San Pantaleón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos