Se instalan corcheras en la playa artificial de Punta Parayas

El concejal de Servicios Municipales observa el devenir de las obras./DM .
El concejal de Servicios Municipales observa el devenir de las obras. / DM .

El objetivo de estos trabajos es delimitar el acceso de los bañistas a los peldaños más alejados de la orilla y evitar así las zonas resbaladizas de la instalación

María Causo
MARÍA CAUSOMaliaño

Los trabajadores del Ayuntamiento de Camargo han estado trabajando estas semanas en la colocación de unas corcheras en la playa artificial de Punta Parayas. Esta instalación va a servir para delimitar el acceso de los usuarios a los peldaños más alejados de la orilla y marcar así la línea para hacer que, quienes quieran acceder al agua, hagan uso de la rampa central y no pisen los escalones laterales que se encuentran a mayor profundidad.

Además de estas corcheras, hay ya colocadas señales en las paredes a ambos lados de la playa artificial en las que se avisa claramente de que existe una zona resbaladiza y en las que se alerta de que se deben tomar precauciones y no caminar por allí en situaciones de bajamar.

Igualmente, en el exterior de la playa hay colocados desde hace muchos años dos paneles en los que se ofrece a los usuarios diversa información y recomendaciones que deben adoptar para hacer uso de la playa de una manera segura, como por ejemplo emplear calzado antideslizante en la zona de baño y solarium. Además durante la temporada de verano los socorristas, que prestan servicio en horario de 11.30 a 19.30 horas, colocan la bandera roja cuando hay marea baja para prohibir el baño.

Según ha explicado el concejal de Servicios Municipales, Ángel Gutiérrez, «a pesar de que toda la zona cuenta con material antideslizante, cuando hay marea baja se acumula en esos peldaños más alejados de la orilla arena y material musgoso que trae el agua, que provoca que dichos escalones sean resbaladizos y que puede provocar que si alguien los pisa pueda deslizarse y tropezar».

El edil ha señalado que la colocación de estas corcheras es una iniciativa que «se suma a las muchas medidas que el Ayuntamiento de Camargo tiene implementadas en esta zona de ocio desde hace años para garantizar la seguridad de los usuarios».

También ha indicado Gutiérrez que cada día un operario realiza tareas de limpieza en esos escalones más profundos para eliminar los sedimentos, pero que el efecto de las mareas hace que sea imposible eliminar constantemente todos los restos que trae el agua.

El concejal ha incidido en que «los usuarios deben tener en cuenta que al tratarse de una playa que no es de arena, han de adoptarse algunas precauciones específicas a las características de la zona», y ha lamentado que «a pesar de toda la información y avisos existentes, en ocasiones hay personas que no tienen en cuenta estas indicaciones y al no atenderlas pueden poner en riesgo su seguridad y la de otros usuarios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos