El presupuesto de Camargo entra en su recta final tras con una comisión extraordinaria el miércoles

El presupuesto de Camargo entra en su recta final tras con una comisión extraordinaria el miércoles

El Partido Popular presenta tres alegaciones durante el periodo de información pública que no será admitidas tras el rechazado de Intervención y Secretaría

DM .
DM .Santander

El Ayuntamiento de Camargo celebrará este miércoles una Comisión de Economía y Hacienda de carácter extraordinario en la que se dará cuenta de los tres escritos recibidos en el periodo de exposición pública del Presupuesto municipal de 2018, así como de la resolución de Alcaldía de no admitir los escritos en base a los informes de Intervención y de Secretaría.

Así lo ha indicado en un comunicado el primer teniente alcalde y concejal de Economía, Héctor Lavín, después de que el grupo popular informara hoy de que ha propuesto tres alegaciones al presupuesto en las que propone retirar 475.000 euros de partidas como anuncios y festejos para dedicarlos a acabar con las inundaciones de La Llastra y a poner en marcha un Plan de Empleo y un Plan de Autonomía Personal.

El presupuesto había quedado aprobado inicialmente tras someterse la alcaldesa, Esther Bolado, a una cuestión de confianza que perdió, pero que, al no presentarse una moción de censura, superó ese primer trámite de aprobación inicial y había sido publicado en el Boletín Oficial de Cantabria para someterse a información pública.

Lavín ha explicado que en la Comisión del miércoles se dará cuenta de que los citados escritos «no reúnen los requisitos» para ser considerados alegaciones, siguiendo los mismos criterios mantenidos en legislaturas anteriores por Intervención sobre recibidas a otros presupuestos en anteriores legislaturas.

Así, según los informes de Intervención, ninguno de los tres escritos se encuentra entre los motivos recogidos por la legislación para alegar al Presupuesto, y «no pueden ser considerados alegaciones», ya que «han sido presentados por vecinos en referencia a propuestas que no son de su competencia, como las de suplementar partidas o pedir que se creen nuevas partidas».

De esta forma, y una vez que se celebre la Comisión, está previsto que se convoque un nuevo Pleno extraordinario en el que se informe a los grupos y se dé cuenta de la aprobación del Presupuesto por la Alcaldía al no haberse presentado alegaciones «como tal» durante el periodo de exposición pública, momento en el cual se podrá dar por aprobado el Presupuesto para 2018.

Las alegaciones del PP pretenden, según ha señalado este partido, «recuperar» el carácter social de la gestión municipal y poner fin a un problema que afecta a los vecinos de Escobedo. Sobre la alegación relativa al barrio La Llastra, el PP ha señalado que propone crear una partida nominativa de 300.000 euros, destinada a dotar de un aliviadero en el bombeo de esta zona, y reducir en la misma cantidad la partida dedicada a proyectos de inversión del Gobierno de Cantabria.

La segunda alegación va encaminada a poner en marcha un plan de empleo para facilitar el acceso a un puesto de trabajo de los jóvenes y mujeres del municipio, dotado con 150.000 euros, de los que 122.000 euros saldrían de anuncios y publicaciones generales del Consistorio y de eventos festivos.

Y la tercera, según apuntan los populares, busca el desarrollo de un plan municipal de autonomía personal para garantizar a los vecinos con discapacidad del municipio la posibilidad de ejecutar actividades básicas de su vida diaria y que retome el trabajo que, al respecto, hizo el anterior equipo de gobierno (PP) en la pasada legislatura.

Lavín ha valorado el comunicado enviado hoy por el PP como «un nuevo intento de tratar confundir a los camargueses» ya que «no fue el grupo municipal popular el que presentó los escritos de alegaciones al presupuesto sino, al parecer y como reconocen, personas de su entorno», y lo han hecho con el único fin de «continuar torpedeando las cuentas anuales y dilatar los plazos, dentro de su campaña de acoso y derribo contra el equipo de gobierno».

Al respecto, ha destacado que los escritos entraron «no sólo por el registro municipal», sino también por el del Gobierno de Cantabria para «demorar» su recepción en el Consistorio, y lo hicieron «a última hora del día del cierre del plazo el 21 de junio, cuando sabían, además perfectamente, que los escritos no iban a tener ningún tipo de recorrido y era un intento más de obstaculizar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos